La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por su sigla en inglés) dijo el lunes que su Índice de Ventas Pendientes de Casas, basado en los contratos firmados el mes pasado, bajó 1.8% después de una caída revisada de 2.0% en junio. Economistas consultados por Reuters estimaban un alza de 0.4 por ciento.

Los contratos para comprar viviendas usadas en Estados Unidos bajaron por segundo mes consecutivo en julio, por una oferta limitada que no ha podido seguir el ritmo de la demanda de los posibles compradores.

“El mercado puede estar empezando a enfriarse levemente, pero por el momento no hay suficiente oferta para satisfacer la demanda de los posibles compradores”, acotó en un comunicado Lawrence Yun, economista jefe de la NAR.

En Estados Unidos, los contratos de viviendas pendientes se consideran un indicador de la salud del mercado inmobiliario porque se convierten en ventas uno o dos meses después.

El inventario está aumentando lentamente por lo que los compradores deberían empezar a ver más opciones en los próximos meses, agregó Yun.

Precios, al alza

Los precios de las casas han subido en todo el país en gran parte debido a la limitada oferta, con el precio medio de las viviendas unifamiliares nuevas superando los 390,000 dólares y el de las existentes justo por debajo de los 360,000 dólares. Comparado con hace un año, las ventas pendientes de viviendas descendieron 8.5 por ciento.

“El mercado inmobiliario altamente competitivo que vimos en los primeros seis meses del presente año redujo el inventario disponible a mínimos históricos y empujó los precios a nuevos máximos, justo cuando llegó el verano, dejando a muchos compradores primerizos frustrados”, declaró George Ratiu, gerente de investigación económica de Realtor.com.

“Sin embargo, en un cambio notable, los propietarios respondieron a las tendencias del mercado y empezaron a poner viviendas en venta en un mayor número”, reveló Ratiu.

Las ventas de casas usadas aumentaron por segundo mes consecutivo en julio, ya que los inventarios mejoraron moderadamente. Las ventas de viviendas nuevas también subieron el mes pasado, pero lo hicieron luego de tres meses consecutivos de descensos.