Debido a la contingencia ocasionada por el Covid-19, se suspendió el Circuito Off Road en nuestro país. Por lo tanto en esta ocasión, y aprovechando que tenemos en portada una edición especial de Jeep Wrangler, junto a la escuela de manejo especializada Bosco’s Camp repasaremos la técnica de conducción adecuada para afrontar el cruce de un río.

Manos al volante

Al igual que cuando nos preparamos para afrontar cualquier tipo de desafío, en este caso es necesario revisar el terreno: “Hay que hacer una inspección de la zona para determinar la profundidad del río, el tipo de superficie y si hay corrientes, su velocidad. También hay que identificar las prestaciones del vehículo, como su capacidad de vadeo, si contamos con equipamiento especial como suspensión elevada, el tipo de neumáticos, pero sobre todo, la instalación de un snorkel o tubo de admisión elevado”, recomienda Juan Bosco, director de la institución.

Contra fugas

El agua es uno de los principales enemigos de un motor. Si antes de entrar al agua has recorrido kilómetros y exigido a tu 4x4, lo mejor será esperar unos minutos a que descienda la temperatura para evitar daños por el choque de calor del motor con el agua. Mientras tanto revisa que el snorker y su tubería estén bien instalados así mismo que cualquier tipo de unión esté sellada con silicón industrial.

El sistema eléctrico es otro componente al que se debe poner atención. Por ello también deben sellarse elementos como el arnés, ECU o computadora del automóvil, batería y distribuidor. Por lo que se refiere a la transmisión y sus componentes, es recomendable identificar si cuentan con orificios de respiración (algunos fabricantes no los equipan); de tenerlos lo mejor es introducir un extremo de una manguera en ellos, y el otro extremo llevarlo a la misma altura del snorker. Con ello garantizaremos la ventilación de las partes mecánicas sin riesgo de que entre agua.

De regreso a la tierra

En piso firme lo primero será revisar que no haya presencia de agua en articulaciones y componentes móviles así como el estado del aceite de los diferenciales y la transmisión. Si tienen agua se deberán cambiar de inmediato para librarse de una falla. Ya en marcha hay que presionar repetidamente los frenos para que se sequen los discos y tambores.

[email protected]