Durante julio, el consumo privado perdió fuerza y registró un crecimiento anual desestacionalizado de 1%, informó el Inegi. El resultado significó una desaceleración de 0.3 puntos respecto al crecimiento de junio.

Para un séptimo mes, es su resultado más débil desde el 2009, cuando más bien hubo una contracción de 7.5 por ciento.

En su interior, la compra de bienes importados incrementó 1.9%; mientras que el consumo por los bienes nacionales mostró, por tercer mes consecutivo, un alza de 1 por ciento. Respecto a la variación anual acumulada, ésta fue de 1.1%, con cifras originales, durante julio.