En marzo, los hogares nacionales crecieron su consumo 4.6%, acelerando gracias a un impulso por la compra de bienes nacionales, informó el Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior (IMCPMI) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La expansión que mostró el indicador en el tercer mes del año se colocó como el mejor valor para el indicador en un año, y es que en abril del 2017 el crecimiento fue de 5.2 por ciento.

La compra de bienes importados creció 7.3%, su segundo mejor indicador del año en curso, detrás de enero, cuando llegó a 9.4 por ciento.

En tanto, la compra de bienes y servicios de origen nacional creció 4.4%, su mejor indicador desde diciembre del 2016, cuando se expandieron 6.6%; el principal impulsor fue bienes, que alcanzó un crecimiento de 6.6%, su alza más alta desde diciembre del 2016, cuando crecieron 8 por ciento. Por su parte, el consumo de servicios creció 2.2%, una ligera pérdida de 0.4 puntos porcentuales respecto al mes previo.

En cifras originales en marzo, el consumo privado aumentó 1.3%, poco menos que en febrero pasado (1.9%), atenuado por el efecto de Semana Santa que aminoró el reciente avivamiento en la demanda interna generado por la menor tasa de inflación anual al consumidor, refirió el analista Luis Armando Jaramillo-Mosqueira, de Scotiabank Análisis.

Expuso que dicha alza es “resultado típico de la temporada de Semana Santa, atenuando con ello el reciente impulso en el consumo y la confianza generados por el menor nivel de inflación anual en los dos meses previos”.

Durante marzo la confianza de los consumidores mexicanos continuó su deterioro al hilar cuatro caídas, -0.3% para el tercer mes del año, indicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Agregó que durante el primer trimestre del año el consumo en el hogar avanzó 2.2 por ciento.

maria.rodriguez@eleconomista.mx