La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) estima iniciar el proceso de licitación para el proyecto del Tren Rápido Transpeninsular durante el segundo semestre del próximo año, con el objetivo de impulsar su construcción en 2014.

El titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, señaló en Mérida, Yucatán: Convocaremos previamente la participación y punto de vista de inversionistas privados, con experiencia en este tipo de proyectos, a fin de invitarlos, mediante el esquema de concesión o asociación pública-privada a que participen en la licitación .

En el marco del anuncio de la construcción de esta obra, el funcionario dijo que en enero se pondrá a consideración de los gobernadores de los estados participantes un convenio de coordinación que reúna agendas de trabajo y responsabilidades para llevar a buen fin el proyecto.

Los estudios de factibilidad técnica y financiera, jurídica y ambiental, con los que contamos para este proyecto elaborado por un consorcio de especialistas en la materia, nos indican que este proyecto será un factor central para detonar el gran potencial económico, turístico y social de la región , expuso.

Ante el presidente Enrique Peña Nieto, Ruiz Esparza subrayó que para la elaboración y realización del proyecto final se establecerá un grupo interinstitucional, pues se requiere la participación y apoyo de distintas dependencias federales, así como de los gobiernos de Yucatán y de Quintana Roo, y de sus sociedades.

Con el objetivo de iniciar su construcción en el primer semestre del año 2014, el año entrante trabajaremos en la actualización de sus estudios para estar en posibilidades de elaborar el anteproyecto ejecutivo que le dé sustento a su estructuración financiera .

El funcionario refirió además que una gran parte de los insumos que se requieren para sostener el flujo turístico en Quintana Roo proviene de Yucatán, y se moviliza por medio del autotransporte carretero.

Por su escala de operación, el transporte ferroviario de pasajeros y de bienes resulta siempre más económico, más seguro y de mayor comodidad para los usuarios que el autotransporte por carretera, argumentó.

El proyecto, que considera un tren de última generación con tecnología diésel que transite a velocidades entre 160 y 180 kilómetros por hora, permitirá visitas a patrimonios arqueológicos adecuados a los tiempos de las industrias de cruceros.

Entre las mercancías que podrían movilizarse se encuentran los productos de Petróleos Mexicanos y materiales de construcción, lo que podría incrementar la rentabilidad financiera del proyecto y disminuir los costos de los bienes de las empresas.

apr