La reforma laboral se encuentra en proceso de implementación, pero eso no es suficiente para los congresistas norteamericanos que visitaron nuestro país; “ellos quieren ver más que planes y protocolos, quieren ver cambios concretos en los lugares de trabajo”, comentó Benjamin Davis, director de Asuntos Internacionales del Sindicato de Metalúrgicos United Steelworkers de Estados Unidos y Canadá.

Dijo que si bien hay avances en materia laboral, a partir de la aprobación de la reforma, también es cierto que su aplicación es un gran reto que inquieta a nuestros socios comerciales, porque se trata, agregó, de romper con los esquemas corporativos del sindicalismo mexicano. Cabe señalar que los congresistas que visitaron México acudieron a la planta de Goodyear en San Luis Potosí para conocer el conflicto que viven los trabajadores, y cuyo centro de la discusión, está en el incremento a los salarios.

“Éste será un tema recurre en el país. Hay que recordar que existe el Capítulo 23 en el T-MEC en donde México debe cumplir con obligaciones, como es el caso de garantizar la libertad sindical, sin intervención del patrón de ningún tipo. De lo contrario, ése será motivo de controversias”, comentó el especialista Oscar de la Vega.

De acuerdo con la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Luisa Alcalde, se ha avanzado en la conformación del Consejo para la Implementación de la Reforma Laboral; en la integración del primer grupo de estados para implementar los cambios el próximo año; en la elaboración de la ley orgánica para el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral; en la creación de grupos de trabajo estatales para implementar la reforma; en los ordenamientos para la legitimación de Contratos Colectivos, así como para las reformas estatutarias de los sindicatos para armonizar sus reglamentos con la democracia sindical y la paridad de género.

De tal manera que el próximo año en 10 estados, tanto federales como locales; se dará el cambio de las Juntas de Conciliación a los Tribunales Laborales.

Salario, el tema de fondo

Además del cambio que debe presentarse en la nueva forma en que los líderes representarán a los trabajadores, con elecciones a través del voto libre secreto y directo, es importante que se atienda la demanda salarial. Al respecto, Davis comentó que hay una brecha salarial enorme en el pago de salarios, pues en empresas como Goodyear un trabajador en México gana alrededor de 200 pesos diarios, cuando en Estados Unidos, en la misma planta, un empleado percibe mínimo 24 dólares por hora, “esas condiciones son las que se busca que también cambien”.

Este tema fue ventilado a los congresistas, a quienes se les comentó que hay despidos injustificados y que los contratos con la empresa Goodyear son impuestos; temas que tienen que ser distintos con la reforma laboral.

[email protected]