El Salón de la Aeronáutica de Le Bourget, realizado en Francia, abrió su 49 edición por todo lo alto con el anuncio de la venta de más de 200 aviones, señal de recuperación de un sector en el que los países como China o México tratan de hacerse un hueco al lado de los gigantes Airbus, Boeing o Embraer.

En las primeras horas del salón, abierto inicialmente sólo para los profesionales de la industria, el fabricante europeo Airbus ya había recibido pedidos firmes para comprar 142 aparatos, la mayoría sus A320 Neo.

El total de los pedidos firmes de Airbus representa según los precios de catálogo más de 15,000 millones de dólares. Sin embargo, estos contratos se negocian caso por caso y los montos totales no se suelen dar a conocer.

El gran rival estadounidense Boeing también ha recibido pedidos para la compra de cerca de 40 aviones. Entre ellos, 22 firmes que incluyen seis aparatos de largo recorrido 777-300 ER, adquiridos por Qatar Airways por un precio de catálogo de 1,700 millones de dólares.

Los dos gigantes del sector -Airbus y Boeing- no están solos en la pista de Le Bourget, a las afueras de París. Los brasileños, los canadienses y también los chinos buscan un lugar en el sector.

El tercer fabricante aeronáutico mundial -el brasileño Embraer- anunció el lunes 39 nuevos pedidos para la familia de E-jets que tienen un precio en catálogo de 1,700 millones de dólares.

El canadiense Bombardier registró por su parte un pedido firme de 10 aviones CS100 por un monto de 616 millones de dólares de una compañía que pidió el anonimato.

Pero son sobre todo los chinos los que han atraído las miradas. Los visitantes se agolpaban ante la maqueta del primer avión comercial chino de la historia: el C919 del fabricante Comac.

No obstante, el C919 -cuyo primer vuelo está previsto para el 2014 y su puesta en servicio para el 2016- está, sobre todo, como prueba de que los chinos quieren construir aviones. No esperamos pedidos , confirmó un representante del fabricante.

México -sexto proveedor de productos aeroespaciales de la Unión Europea y noveno de Estados Unidos- estará presente con una importante delegación formada por representantes de ocho estados y de 14 empresas mexicanas y extranjeras presentes en ese país para promover las inversiones y oportunidades de negocio que ofrece ese sector en su territorio.