Monterrey, NL. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se ha empeñado en este primer semestre en construir obras de gran costo y poco rentables como el Tren Maya, el Corredor Transístmico y la Refinería de Dos Bocas; además la inversión fija está cayendo por falta de confianza de los inversionistas. De ahí que se prevé que la economía crezca 1.5% este año.

Así lo comentó Jorge Emilio Garza Treviño, vicepresidente de Economía y Finanzas de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), ante socios del Club de Rotarios.

“La inversión pública está llegando a niveles muy bajos, la privada ha tenido una disminución (…), la inversión fija también está cayendo, por la falta de confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros en nuestro gobierno”, expuso Garza Treviño.

El empresario festejó que el mandatario ponga como prioridad acabar con la pobreza y combatir la corrupción.

Sin embargo, “en la primer consulta, el Aeropuerto de la Ciudad de México va para abajo, el Tren Maya puede ser rentable sólo en el tramo Cancún-Riviera Maya-Tulum y el Transístmico, aunque sea de un costo muy elevado para el país y que no sea rentable”, dijo.

En el caso del corredor, dijo que es un proyecto que no podría ser autosustentable y puso el ejemplo del tren rápido de México a Toluca, que lleva años construyéndose y no se ha terminado, con un alto costo para la federación.

A su vez, consideró que la Refinería de Dos Bocas no se instalará en el lugar adecuado, porque no está cerca de la producción ni de los centros de consumo.

Con respecto a la rehabilitación de las seis refinerías, Garza dijo que el margen en el negocio de los petroquímicos está en la extracción y producción de petróleo, así como en la exploración y explotación de nuevos yacimientos, no en la refinación, “es muy poco lo que aporta”, expresó.

“El hecho de que se haya cancelado el fracking es una tontería, el área de Texas, en Estados Unidos está teniendo mucho petróleo y mucho gas con el fracking y aquí el presidente dijo que no lo iba a permitir desde su mensaje al llegar al poder”.

Esta negativa a desarrollar campos de fractura hidráulica, afecta a los estados del norte, que tienen el mayor potencial de producción de petróleo y gas con fracking, recalcó.