Para evitar que la homologación de minimis (arancel) en el comercio electrónico sea un obstáculo en la negociación de la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), empresarios mexicanos propondrán que cada país (México, Estados Unidos y Canadá) mantenga la cuota legislada al interior de su economía, regla similar a la pactada en el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP).

El presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), José Manuel López Campos, dijo a El Economista: “Lo que no queremos (los comerciantes mexicanos) es que se importe o exporte mercancías mayores a un valor de 50 dólares que no paguen arancel”.

Estados Unidos propuso que tanto México como Canadá no cobren impuestos a las operaciones de entrada de mercancías enviadas por paquetería y mensajería por un valor de hasta 800 dólares. Sin embargo, en México se operan compras en línea sin arancel de 50 dólares y de 300 dólares bajo el Servicio Postal Mexicano (Sepomex), mientras que en Canadá es de 20 dólares canadienses. También, el presidente de la Concanaco solicitó a la Secretaría de Economía homologar la cuota de las operaciones, fijarla en 50 dólares y cancelar la de Sepomex.

“Se necesita piso parejo para los establecimientos constituidos, como economía colaborativa, ha servido para que las empresas evadan impuestos. Se puede hacer que se produzcan prácticas fraudulentas y simulación fiscal para cubrir la cuota”, sostuvo. En el TPP11, recordó, hubo un acuerdo de autonomía para que internamente definieran las cuotas. “Eso quisiéramos, para que cada país defina su cuota”.

[email protected]