La actividad industrial podría registrar un crecimiento de apenas 3.3% para el presente año, velocidad menor que la del 2012, 3.7%, dinamismo que depende del sector externo y de la recuperación de Estados Unidos para colocar la manufactura mexicana en ese país, pronosticó la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), que dirige Francisco Funtanet.

El factor externo más importante para modificar la velocidad de la actividad fabril mexicana será, sin lugar a dudas, el mercado estadounidense, por ser el destino de más de las tres cuartas partes de las exportaciones fabriles. Si mejora el empleo y se fortalece el sector industrial en el vecino del norte, el sector exportador mexicano encontrará un poderoso estímulo para acelerar el paso; de lo contrario, moderará su ritmo de avance , destacó el organismo privado a través del análisis Pulso Industrial .

Por lo pronto, agregó, las señales procedentes de Estados Unidos apuntan hacia un crecimiento débil de su actividad fabril.

No así, gracias a la reforma laboral, el escenario en la materia se percibe más alentador con la generación de 715,000 empleos. De ese total, alrededor de 450,000 plazas, equivalentes a 64% del total, surgirán en la industria mexicana.

En el ámbito interno, la demanda agregada será determinante en el comportamiento de las empresas industriales que dependen fundamentalmente del mercado doméstico. Por ello, la evolución de la inversión pública y privada, el empleo, la derrama salarial, el poder adquisitivo de las familias y el crédito al consumo serán factores cruciales, refiere la Concamin.

Explicó que si bien la recuperación y crecimiento de la economía mexicana tras la crisis financiera global del 2008 presenta un perfil adecuado y se ha dado sobre bases sólidas en lo macroeconómico, es evidente que su prolongación y fortalecimiento dependen significativamente de las condiciones económicas internacionales, del ensanchamiento del mercado interno, de la competitividad integral del país y de la capacidad para integrar a más empresas, sectores y regiones al proceso modernizador presente en las actividades vinculadas al comercio exterior.

Insistimos en la importancia de avanzar hacia el restablecimiento de los motores de nuestro crecimiento, aquilatando en su justa dimensión la contribución del mercado interno al progreso nacional, la aportación de las empresas de menor tamaño a la creación de más y mejores de empleos, y la necesaria e impostergable reconstrucción de cadenas productivas .

[email protected]