La industria nacional pide inyectar "oxígeno" para revertir las tendencias dominantes en sus tres signos vitales: producción, costos y exportaciones, que la pone en vilo y en riesgo de seguir en picada.

El panorama que se presenta en materia de costos y exportaciones revela parte de los problemas que complican el desempeño en la actividad industrial mexicana y ratifica, al mismo tiempo, la importancia de avanzar hacia la definición de mecanismos de apoyo que contribuyan a mejorar el ambiente para los negocios, demandó Manuel Herrera, presidente de la Concamin.

Precisó que la industria se enfrenta a factores que están fuera del control de las empresas y que presionan seriamente la competitividad, como el encarecimiento del dólar y el incremento a los precios de las gasolinas, gas natural, diésel y electricidad.

Según el Índice Nacional de Precios Productor (INPP), los primeros 11 meses del 2016 dejó de crecer la actividad industrial; mientras en el mismo periodo de 2014 y 2015 reportó crecimientos de 2.6 y 1.0 % respectivamente, en los primeros 11 meses de 2016 su variación fue de 0%, refirió.

A través de un comunicado, la Concamin sostuvo que el perfil de la actividad industrial presenta resultados inquietantes en materia de producción, costos y exportaciones.

"13 de las 29 especialidades que integran al sector industrial mexicano cerraron los primeros 11 meses del año pasado con caídas en sus niveles de producción: extracción de petróleo y gas; minería de minerales metálicos y no metálicos, excepto petróleo y gas; servicios relacionados con la minería; construcción de obras de ingeniería civil; fabricación de insumos textiles y acabado de textiles; fabricación de prendas de vestir; curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos; industria de la madera; impresión e industrias conexas; fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón; industria química; fabricación de industria de transporte; fabricación de muebles, colchones y persianas", abundó.

A los síntomas de debilitamiento en los resultados de producción, inversión, exportaciones y empleo a lo largo de 2016, se suma el impacto sobre sus costos: en 2016 los costos de la industria manufacturera, medidos a través de los precios del productor, se acrecentaron 11.2%; es decir, casi tres veces por encima del aumento en los precios al consumidor.

Manuel Herrera informó que las exportaciones del sector industrial siguen a la baja: en el periodo de enero a noviembre de 2016 retrocedieron 1.7% respecto al mismo lapso del año anterior.

Incluso la industria automotriz, el principal motor de la economía nacional, logró aumentar apenas 0.3% sus exportaciones durante el 2016.

Anteriormente, el presidente de Concamin estimó que la industria podría desacelerarse este año y decrecer 0.5%, de no tomar acciones inmediatas.