Con la entrada en vigor del Acuerdo entre Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por su sigla en inglés), México deberá aprovechar el acceso simultáneo a los mercados de Europa, Asia, Latinoamérica y por supuesto América del Norte, para incrementar las exportaciones de vehículos, y que las nuevas reglas de origen no se conviertan en un obstáculo para la inversión en México, recomendó Luis de la Calle, director de la Consultoría De la Calle, Madrazo, Mancera.

Dada su apertura y la renovación de acuerdos comerciales, México tiene que elevar su competitividad y diversificar mercados, sobre todo de aquellos sectores en donde existen ciertos candados en el nuevo acuerdo comercial.

“Hace 25 años hicimos un acuerdo (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) para que hubiera comercio en América del Norte y ahora para que (México) en América del Norte tenga éxito en Asia, en Europa y en América Latina”, refirió quien fuera parte del grupo negociador del gobierno mexicano en 1994.

En entrevista, destacó el éxito exportador de la industria automotriz en los últimos años, y dijo que éste continuará en el 2019, de modo que si todo marcha conforme a las nuevas reglas del USMCA, también seguirá.

Dentro del mercado estadounidense, la industria automotriz mexicana ha mostrado gran dinamismo en la comercialización, pues junto con Canadá le venden la misma cantidad de unidades a Estados Unidos.

“El acuerdo que entró en vigor en 1994 sigue en vigor; en el 2017 tuvimos exportaciones récord a Estados Unidos, en el 2018 tendremos exportaciones todavía más grandes, va a seguir en vigor en todo el 2019 seguramente, ha sido un muy buen tratado para México. El nuevo será bueno para México en la medida en que no sólo se apruebe, sino que haya un compromiso de parte de los gobiernos de implementarlo de manera decidida, permanente, después de su aprobación”, aseguró el especialista en temas de comercio exterior.

Desde la perspectiva de Luis de la Calle, el USMCA sí “es lo que pensábamos obtener, pero es una negociación donde se tienen que dar concesiones de las tres partes”.

Abundó que solamente puede presentar al Senado de la República Mexicana, al Congreso de Estados Unidos y al Parlamento canadiense, un tratado que sea benéfico para los tres. “La dificultad que tuvimos con esta negociación es que el presidente de EU había dicho en principio que él quería que sólo ganara EU y eso hacía la negociación muy complicada, entonces, se tendrá que argumentar ante el Senado que éste es un tratado benéfico para México”, acotó.

lgonzalez@eleconomista.com.mx