Los estados colindantes al Distrito Federal que no opten por replicar en sus territorios la Norma 29, que restringe la instalación de supermercados en áreas cercanas a mercados tradicionales, se verán beneficiados con la fuga de capitales, si es que ésta no es anulada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, consideró la ANTAD.

En conferencia de prensa, Vicente Yáñez, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Tiendas Departamentales, aseguró que las entidades que actúen de manera inteligente buscarán atraer las inversiones que la capital deje de percibir por las restricciones que la legislación impone para construir tiendas de autoservicio cerca de mercados populares desde su publicación en el Diario Oficial del DF el 21 de mayo.

El Estado de México sería, por su cercanía, el que podría obtener una mayor tajada de los 500 millones de dólares por inversiones que cadenas de supermercados y minisúper dejarán de realizar en el DF, así como de la derrama económica ligada a este sector el cual crece 9% cada año -con la construcción de 350 tiendas aproximadamente- y el beneficio de la creación de más de 10,000 empleos.

EL JUICIO LLEVARÍA AÑO Y MEDIO

Apoyada en el análisis jurídico de la barra de abogados, la ANTAD confirmó próximos amparos masivos ante la Norma 29 y su posterior anulación por considerarla inconstitucional, imprecisa y arbitraria.

Daniel Amezquita Díaz, coordinador de la Comisión de Derecho Administrativo de la barra mexicana de abogados, explicó que de fallar la Suprema Corte en favor de las empresas, la resolución se daría en año y medio.

[email protected]