AT&T no requerirá la aprobación del Instituto Federal de Telecomunicaciones para concretar la compra de Nextel México, pero el instituto sí deberá cuidar que no haya conductas colusivas y que se cree un duopolio, de acuerdo con especialistas.

El artículo noveno de la legislación vigente establece que en tanto exista un agente económico preponderante en los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión, con el fin de promover la competencia y desarrollar competidores viables en el largo plazo, no requerirán de autorización del IFT las compras o fusiones que impliquen una concentración menor a 20% en un sector.

Las estimaciones de Mediatelecom Policy&Law indican que AT&T sumaría 11.4 millones de usuarios, y se consolidaría como el tercer operador del país; tendría una participación de mercado de 11.1 por ciento.

Miguel Flores, ex comisionado de la extinta CFC, dijo: Estamos viendo concentración y puede haber riesgo de que haya mercado duopólico -ya que entre menos competidores se reduce la competencia, pues se acomodan con precios de un líder- y que no haya verdadera competencia .

Rodrigo Morales Elcoro, ex comisionado de la CFC, dijo que la operación provocará mayor concentración en el mercado, lo cual no necesariamente es anticompetitivo, pero el regulador deberá estudiar el efecto de la concentración. Con la nueva ley, el IFT tiene la facultad de opinar ex post.

Gerardo Flores, integrante de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado, destacó que las inversiones que realizará AT&T en el país son resultado de la reforma constitucional en el sector, pero ahora es trabajo del IFT vigilar las condiciones de las fusiones.

cjescalona@eleconomista.com.mx