El comercio mundial de servicios en el segundo trimestre de 2020 se desplomó a un récord de 30% interanual, con el sector de viajes particularmente afectado por el Covid-19 y las restricciones asociadas.

Se registraron descensos de este indicador en todas las regiones y en la mayoría de los sectores de servicios, a excepción de los servicios informáticos, que se vieron impulsados por un cambio hacia el trabajo a distancia y una creciente demanda de digitalización.

Esta contracción del comercio de servicios es la más pronunciada, con el antecedente de otra caída fuerte en la crisis financiera, cuando se desplomó 17% en el segundo trimestre de 2009.

Las exportaciones de servicios en el segundo trimestre de 2020 disminuyeron 32% en América del Norte, 29% en Asia y 26% en Europa sobre una base anual, detalló este viernes la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Las estimaciones preliminares sugieren caídas aún más pronunciadas para América Latina y el Caribe (-46%) y un descenso de 60-65% para los países menos adelantados.

El turismo se vio especialmente afectado, con una baja de 81% en el gasto de los viajeros internacionales y de 31% en el transporte.

Estos dos sectores representan 43% del comercio de servicios. La caída del transporte coincide con las caídas registradas durante la crisis financiera (-29%), pero las razones de fondo son diferentes.

A diferencia de 2009, la disminución del comercio de servicios de transporte se debe principalmente a las restricciones al transporte de pasajeros y la caída de la demanda mundial de viajes internacionales, no a la fuerte caída del transporte de mercancías.

Otros servicios se vieron afectados de manera desigual por la pandemia. Los sectores que requieren proximidad física experimentan una fuerte caída como la construcción (-25%) y los servicios audiovisuales, artísticos y recreativos (-14 por ciento).

Los servicios de arquitectura e ingeniería, estrechamente vinculados a la construcción, y otros servicios empresariales también bajaron 11 por ciento.

De igual forma, los servicios de manufactura por contrato colapsaron (-22%), y la producción en fábrica se detuvo en muchos países.

La incertidumbre sobre el contexto económico tuvo un impacto en los servicios de investigación y desarrollo (I + D), con exportaciones de este sector cayendo 8% en Estados Unidos y 11% en la Unión Europea.

En tanto, los servicios financieros solo se vieron afectados marginalmente, lo que enfatiza la naturaleza muy diferente de esta crisis a la crisis financiera, cuando las exportaciones cayeron 20% en el primer trimestre de 2009.

El crecimiento reciente en este sector está incluso subestimado debido a la apreciación del dólar. Por ejemplo, el comercio intracomunitario de servicios financieros aumentó 2% en euros, mientras que se estancó en dólares.

Por último, los servicios informáticos, el sector de servicios de más rápido crecimiento en la última década, fue el único que registró un aumento de las exportaciones (4%), debido a la creciente demanda de digitalización. Esta tendencia se ha acelerado aún más por la pandemia.

roberto.morales@eleconomista.mx