El crecimiento del comercio mundial transportado en contenedores se redujo de 3.8% en 2018 a 1.4% en 2019, informó este jueves la empresa Maersk.

El modesto crecimiento de la demanda de contenedores en 2019 refleja la desaceleración en la fabricación y los pedidos de exportación globales.

Para 2020, Maersk proyecta que la demanda mundial de contenedores crecerá en un intervalo de entre 1 y 3 por ciento.

La empresa, que es la mayor línea naviera del mundo, argumentó que las débiles perspectivas globales, sobre todo en el sector manufacturero, reduce la probabilidad de un repunte en el crecimiento en 2020, aunque el sentimiento se animó un poco a fines de 2019 y se puede esperar alguna mejora gracias a la estabilización de la dinámica del inventario.

Además de la desaceleración cíclica de la economía mundial, el riesgo sustancial para la demanda global de contenedores proviene de la efectividad de la política fiscal y monetaria en las principales economías, como los Estados Unidos y China.

El crecimiento del comercio mundial de contenedores en 2019 fue el menos dinámico desde 2016, afectado sobre todo por las rutas entre Asia y Norteamérica, cuyo flujo tuvo un retroceso interanual de 1.7 por ciento.

“La economía mundial es vulnerable a un aumento en los precios del petróleo causado por las tensiones geopolíticas, y el resultado de las negociaciones del Brexit plantea un riesgo para el comercio de contenedores del Reino Unido y Europa. Además, la escalada reciente del coronavirus se suma a los riesgos a la baja a corto plazo, mientras que el impacto a largo plazo probablemente será limitado”, dijo Maersk.

Finalmente, las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China “siguen teniendo una incertidumbre significativa”. Las restricciones comerciales, principalmente entre Estados Unidos y China, y en parte entre los Estados Unidos y la Unión Europea, se intensificaron en 2019, y las medidas restrictivas comerciales introducidas desde 2018 impactan alrededor de 640,000 millones de dólares en bienes comercializados, que corresponden a casi el 4% del valor global de los intercambios de bienes.

Las restricciones comerciales han reducido el comercio bilateral entre Estados Unidos y China y han dado lugar a cambios en la estructura comercial. Hasta ahora, los importadores estadounidenses han trasladado las compras desde China a otros países como Vietnam, Corea del Sur, Tailandia, India, México y Europa.

En el cuarto trimestre del 2019, el comercio mundial en contenedores se ubicó en 0 por ciento. La desaceleración reflejó un debilitamiento de base amplia en todas las principales economías.

Asimismo, el crecimiento efectivo de la oferta se contuvo durante el año debido al número moderado de nuevos buques que ingresaron al mercado y al aumento en el número de buques inactivos. Por lo tanto, a pesar de la demanda suave del mercado, los fundamentos del mercado respaldaron más las tarifas de flete que en los últimos años y éstas aumentaron ligeramente en comparación con 2018.

A nivel mundial, de acuerdo con Maersk, las restricciones comerciales implementadas redujeron el comercio en contenedores en un 0.5-1.0% en 2019 a través de canales directos e indirectos, como el deterioro de las perspectivas y las inversiones comerciales.

A pesar de cierto alivio de las restricciones comerciales entre Estados Unidos y China hacia fines de 2019, la incertidumbre sobre el resultado de las negociaciones comerciales posteriores y el impacto en el comercio sigue siendo grande.

rrg