El gobierno de Colombia recibirá unos 3.2 billones de pesos (948 millones de dólares) por dividendos extraordinarios en su participación mayoritaria en la petrolera Ecopetrol, recursos que utilizará para suplir sus necesidades y cumplir con la meta fiscal de este año, informó el lunes el Ministerio de Hacienda.

El dinero, que ingresará a la nación el 26 de diciembre, ayudará a compensar en parte recursos que se esperaban obtener de otras fuentes que no se dieron durante el año, como de ventas de activos estatales, y con los que se esperaba obtener el equivalente a 0.6% del PIB, alrededor de 6 billones de pesos.

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, había afirmado en agosto que ya no era necesario realizar las enajenaciones debido al buen comportamiento del recaudo tributario y a las mayores utilidades que obtendría el banco central, por casi el doble de lo previsto.

“Esto es para completar todo el sistema de ingresos que tiene la nación para cumplir con los resultados que se ha propuesto desde el Marco Fiscal de Mediano Plazo”, dijo a periodistas el viceministro técnico de Hacienda, Juan Pablo Zárate.

El país estableció una meta de déficit fiscal del gobierno nacional central de 2.4% del PIB para el 2019.

Recientemente, la compañía anunció que, debido a los sólidos resultados financieros que se han obtenido en lo corrido del Plan de Negocios 2019-2021, incrementará su inversión para el 2020 entre 25 y 53% frente a la cifra estimada para el cierre del 2019. El monto ascenderá entre 4,500 millones de dólares y 5,500 millones de dólares.

“El incremento en las inversiones mantiene premisas de estricta disciplina de capital y foco en eficiencias para disminuir el precio de equilibrio de los proyectos y proteger la posición de caja. La empresa generaría utilidad neta positiva con cerca de 30 dólares por barril”, informó a finales de noviembre.