Todo está listo para que a partir de la próxima semana la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) inicie la firma de 10 nuevos contratos petroleros en Colombia. Tras presentarse tan sólo una contraoferta por parte de Frontera Energy en el Proceso Permanente de Asignación de Áreas, mecanismo en el que se sacaron 20 bloques nuevos a subasta. La entidad informó que las nuevas obligaciones se asignarán en los próximos días, con el objetivo de que a más tardar en cuatro años se sumen 1,000 millones de barriles a las reservas de crudo.

La mitad de los nuevos contratos de la primera puja petrolera del año serán para Ecopetrol y su filial Hocol. La ANH aseguró que, al no presentarse ninguna propuesta de mejora en la subasta, la estatal petrolera se quedará con el bloque Guajira Offshore, al mismo tiempo que su filial con las áreas Cordillera 9, Llanos Orientales 104, 105, 86 y 87, estos tres últimos, claro está, bajo una unión temporal de producción y exploración que mantiene con GeoPark.

“Firmamos los primeros cinco contratos costa afuera con inversiones por más de 900 millones de dólares.

Hoy consolidamos la firma de 10 nuevos contratos más. Acá se harán inversiones por más de 500 millones, por lo que es un buen síntoma de la reactivación petrolera que se está viendo en la industria”, explicó Luis Miguel Morelli, presidente de la ANH, quien aclaró: “De este total, ocho bloques tienen vocación de petróleo y tan sólo dos de gas”.

Si bien inicialmente se tenían 20 bloques en subasta, Morelli detalló que por ahora se firmarán 10, mientras que se analiza la contraoferta de Frontera, que presentó una propuesta para el área Valle Inferior del Magdalena 22, la cual está en la puja con GeoPark. Los nueve restantes irán para la próxima subasta en octubre, con el objetivo de que para ese mes se saquen 29 áreas disponibles al mercado, aseguró el funcionario.

Aunque Ecopetrol y Hocol se quedaron con 50% de las áreas de esta primera puja petrolera, otras empresas como GeoPark, Parex Resources y Frontera Energy también entraron en ese grupo de asignaciones. Con esta reactivación, se prevé que en menos de cuatro años se llegue a 3,000 millones de barriles en reservas: 1,958 millones actuales, más 1,000 millones que se sumarían con la producción de los nuevos bloques.

“La jornada de hoy marca un buen inicio del Proceso Permanente de Asignación de Áreas. Lo más importante es que paralelo a este proceso se abre una autopista para recibir solicitudes de incorporación de bloques. Todas estas actuaciones permitirán que la industria continúe en su senda de crecimiento”, explicó Germán Espinosa, presidente de Campetrol.

Se espera, por ahora, que tras firmar estos contratos en el segundo semestre saldrán más al mercado.

De hecho, según estimaciones de la ANH, al finalizar el año se podrían asignar hasta 50 nuevas áreas, entre continentales y costa afuera.