Entrevista a Enrique de la Madrid Cordero, secretario de Turismo.

La colaboración entre los empresarios y el gobierno para el impulso turístico de México debe mantenerse para preservar el buen momento que vive el sector, dijo Enrique de la Madrid Cordero, secretario de Turismo. “No puedo imaginarme un país que progrese sin esa relación”, aseguró en entrevista con El Economista.

Uno de los ejemplos de trabajo coordinado y conjunto, destacó, es la construcción de un protocolo de manejo de crisis, similar al que existe ya en Los Cabos y Cancún, ante las alertas de viaje que Estados Unidos aplica a México.

Se prevé que el documento (que contará con la participación de empresarios) esté concluido antes de que termine la actual administración federal y, de ser necesario, obtendrá recursos presupuestales del Consejo de Promoción Turística de México para su mejor funcionamiento. Ahí se precisará quién debe reunirse en un momento de crisis, quiénes serán los voceros, la estrategia a implementar y los tiempos, entre otras cosas.

Desde su perspectiva, en materia de inseguridad, que es uno de los retos en el turismo, se deben lanzar “bombazos” de información para mostrar el fortalecimiento institucional en el que se trabaja cada vez más en todos los niveles de gobierno. Se pretende evitar afectaciones como cancelación de reservaciones de vuelos y hoteles. “Hay otros países con alertas de seguridad terribles y no le importan a Estados Unidos, nuestro principal país emisor de turistas, pero si a México le pasa algo, rápidamente está en todos los lados con el tema de alertas”, señaló el funcionario.

¿Qué lecciones hay, desde el sector turismo, para atender la relación con EU?

Si bien tenemos vínculos con el gobierno americano, nuestra vinculación es con el empresariado. Por cada vez que veo un funcionario en materia turística veo a 10 empresarios. Me he sentado con el presidente de Southwest o de American Airlines, con touroperadores. Cuando escucho: quisiéramos que nos proveyeras de mejor información, respondo. Son ellos los que quieren saber de ese incidente que vieron en los medios, de qué se trata, cómo vamos, qué hacemos. Recientemente estuve con una revista de Estados Unidos, Travel Weekly. Nos organizaron un webinar con 1,700 agentes de viajes. Si se necesita dar información, yo le entro.

¿Cuáles son las claves del crecimiento en el sector turismo?

Ha habido una inercia de buenas relaciones entre el sector público y privado en los últimos años. Recién nos aventamos una reunión de tres horas, donde te tiras netas y duro, te dices cosas que son necesarias. Me dijo Pablo Azcárraga, presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico: ‘¿Nos podemos hablar así?’. Claro, porque les confiamos. Una cosa importantísima para que tengas éxito en este sector es tener un diálogo abierto, permanente y sincero. Los empresarios son los que llevan el negocio. Son los que te van platicando, cuando les va bien te lo van reconociendo, pero cuando comienzan a tener un problema te lo empiezan a señalar. Juntos tenemos que resolver los problemas que existan.

En este asunto, ¿qué preocupación hay en el corto plazo?

Que se plantee un ambiente de confrontación entre el gobierno y el sector empresarial. He trabajado en los dos ámbitos. Entiendo el sector privado, no puedo imaginarme un país que progrese si esa relación no se da en buenos términos. Así como hay funcionarios corruptos, también hay empresarios corruptos que le hacen daño al sector, pero la mayoría de la gente es correcta. Si la relación cambiara, el sector no va a seguir creciendo al ritmo que lo ha hecho, lo puedo garantizar.

¿En qué más se debe trabajar, apelando al diálogo?

En tanto no logremos realmente cubrir el rezago institucional en materia de seguridad estamos con enorme vulnerabilidad. Mientras no le demos la vuelta en nuestros destinos principales a tratar de hacer un cambio en policías municipales, mientras no demos giro estamos vulnerables. Participaré en una mesa de seguridad en Cancún, porque tomé la decisión de no estar echando la culpa a otros y ver cómo le haces para resolver. Le pedí a los empresarios que me acompañen porque debe ser un compromiso mutuo. Ya hay logros: en Baja California Sur, en octubre del año pasado se registraron 122 homicidios y en abril pasado bajó a 13. ¿Qué funcionó? Un poco de todo. Veo un gobierno estatal metido, los municipios involucrados y también a la Marina y el Ejército también.

[email protected]