La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ya inició el proceso para verificar tres plantas de la empresa Peñafiel ante la denuncia de una asociación civil estadunidense, en el sentido de que su agua mineral tiene un alto contenido de arsénico.

En entrevista, luego de comparecer ante senadores, el titular de la Cofepris, José Alonso Novelo, informó que mediante la Comisión de Operación Sanitaria ya se le notificó a la refresquera de la visita que se hará a sus instalaciones.

“Tenemos la obligación de checar a Peñafiel y ya iniciamos el proceso para visitar tres plantas, checar lo correspondiente y proteger a los consumidores”, subrayó el funcionario de este organismo dependiente de la Secretaría de Salud.

Mencionó que por el momento sólo se revisará a tres plantas porque en estos procesos siempre se toma una muestra y no la totalidad de la producción.

Consideró que la verificación inicial pueda dar pie a que se amplíe la investigación no solo para Peñafiel, sino también a otras embotelladoras de productos con agua mineral, ya que en materia de salud “la investigación es interminable, así como los riesgos sanitarios son interminables”.

El titular de la Cofepris aseguró que se atenderán todas las denuncias ciudadanas y comentó que en Estados Unidos donde se originó el caso de Peñafiel, la agencia sanitaria FDA aún no se ha pronunciado sobre este asunto.

Agregó que no es raro que el arsénico y otros elementos se encuentren presentes en el agua mineral, pero hay que revisar las concentraciones.

Consumer Reports publicó que 11 marcas de un total de más de 130 tenían cantidades detectables de arsénico, entre ellas Peñafiel de México.

El arsénico es un elemento natural que se encuentra en la tierra y minerales, según describe la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en altas concentraciones puede ser mortal.

Sus componentes se utilizan para preservar la madera, como plaguicidas y en ciertas industrias.

La exposición al arsénico puede causar muchos problemas de salud y la exposición por tiempo prolongado a niveles bajos puede cambiar el color de la piel, puede causar callos y pequeñas verrugas, de acuerdo con los institutos de salud de la Unión Americana.

Destacan que la exposición a niveles elevados de arsénico puede provocar la muerte, además de que se le ha relacionado con la presencia de cáncer.