Soriana tendrá que volver a buscar postor para la desinversión de unas unidades que compró a Controladora Comercial Mexicana, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) objetó que Walmart de México pudiera adquirirle algunas tiendas de autoservicio, debido a que la operación podría generar riesgos al proceso de competencia y libre concurrencia. 

“La Cofece concluyó que los elementos presentados para determinar un mercado relevante más amplio no correspondían con la manera en que los notificantes operan cotidianamente. Esto se sumó a la existencia de importantes barreras a la entrada para abrir nuevas tiendas de autoservicio como, por ejemplo, elevados costos para implementar redes de distribución apropiadas y altos montos de inversión y tiempos prolongados para su recuperación, lo que limita la llegada de nuevos participantes. Por lo anterior, el Pleno de la Comisión resolvió no autorizar la transacción”, notificó el reporte mensual emitido por el órgano regulador. 

Las unidades que buscaba adquirir la mayor minorista del país están ubicadas en Campeche, Estado de México, Guanajuato, Guerrero y Jalisco.

Fue a finales del 2015 cuando la Cofece aprobó a Organización Soriana la compra de 159 tiendas de Comercial Mexicana, pero condicionó la transacción a que un paquete de 26 tiendas que crearían problemas de competencia en mercados. Al final de las 26 tiendas mencionadas, Comercial Mexicana se quedó con 14, mientras que las otras 12 fueron adquiridas temporalmente por Soriana, y tendría que venderlas. A inicios de 2017 Chedraui apostó por seis unidades, propuesta que también fue objetada por el órgano regulador. 

Soriana indicó que será en próximos días que de una postura respecto a la resolución de Cofece.

maria.rodriguez@eleconomista.mx