Coca-Cola comenzará a retirar los anillos de plástico de todas sus latas en Europa a partir de enero de 2020. Así lo ha anunciado este jueves la compañía de bebidas, que ha actualizado sus objetivos en materia de sostenibilidad a medio plazo y en los que invertirá cerca de 200 millones de euros en cada ejercicio.

Entre ellos se encuentra la retirada progresiva de los anillos de plástico que utiliza para unir las latas en los packs a partir de seis unidades. Según lo previsto por la compañía, este proceso comenzará en la recta final de este año con la retirada de este tipo de plásticos de sus latas de menor tamaño, las de 200 mililitros, aunque su volumen de producción es muy reducido. De ahí se extenderá de forma progresiva a las de 33, las principales por su volumen de venta y producción.

En este caso la retirada de los anillos, durante años símbolo de la contaminación de mares y océanos, comenzará a partir del próximo mes de enero, también en la fábrica que la compañía embotelladora, Coca-Cola European Partners, tiene en Barcelona. En su lugar utilizará cartón con certificación forestal.

A ello se añadirá la retirada del film de plástico con los que embala algunos packs tanto de latas como botellas de medio litro de plástico. La empresa prevé que con estas dos acciones eliminará 11,000 toneladas de este material al año en Europa, 2,600 de ellas en España y Portugal.

“Los objetivos que tenemos y los que nos hemos marcado hoy son ambiciosos, y así debe ser. Los envases tienen una función valiosa, pero siempre deben recogerse, reciclarse y reutilizarse”, ha afirmado el presidente de The Coca-Cola Company para Europa Occidental, Tim Brett.

Unos objetivos que, en el caso de España y Portugal, la compañía prevé alcanzar antes de lo previsto. Según lo anunciado este jueves, el mercado ibérico será el primero a nivel europeo en conseguir que sus botellas de plástico estén fabricadas con 50% de PET reciclado.

Aspira a conseguirlo en 2022, tres años antes de lo previsto en un inicio,y un año antes del objetivo marcado para el conjunto de Europa. En la actualidad, en el mercado continental las botellas de este tipo están hechas en 28% con ese material. El objetivo para 2025 es alcanzar 100% de envases reciclables en Europa y a nivel mundial en 2030.

La transición la ha comenzado con la marca Honest. Las variedades de té han pasado de plástico a vidrio y las de café serán distribuidas en botellas de PET 100% reciclado antes de que acabe el año. Para 2020 ese mismo camino lo hará la marca de agua Smartwater.

 

Coca-Cola cifra en 180 millones de euros la inversión que hará este año en el conjunto de Europa para reducir la cantidad de plástico que utiliza en sus productos, una cantidad destinada sobre todo a la adaptación de los lineales de sus fábricas.

Una botella hecha con residuos marinos

En paralelo, el grupo también trabaja en el desarrollo de una botella fabricada en un 25% de su composición con plástico reciclado procedente de basura marina, en la que trabaja con las compañías Ioniqa Technologies e Indorama Ventures, y con el proyecto Mares Circulares puesto en marcha en España y en el último año. En 2018 se recogieron, a través de esta iniciativa, 2.1 toneladas de plástico de playas y fondos marinos españoles y portugueses. De ellos, 1.3 se han utilizado para su reciclado.

La tirada inicial de esta botella es de 300 unidades. La compañía no ha confirmado si producirá esta modalidad de envase a gran escala, lo que depende del desarrollo de la tecnología que aplica para este proceso, aunque sí subraya que es una “demostración” de que la obtención de residuos marinos tiene una potencial aplicación para este fin.