Coca-Cola Iberian Partners ha planteado este martes nuevas opciones a los sindicatos para que no haya ningún despido forzoso en el ERE presentado por la compañía, que afectaba inicialmente a 1,253 empleados y que supone el cierre de cuatro plantas (Fuenlabrada, Asturias, Alicante y Palma de Mallorca).

Entre las mejoras propuestas por la embotelladora de Coca-Cola se encuentra, precisamente, la reducción del número de afectados a 1,190, "que se mantienen los almacenes de las plantas de Colloto y Palma de Mallorca", aunque sigue adelante con el cierre de las cuatro fábricas.

La empresa establece prejubilaciones para trabajadores de 56 años o más, que percibirán el 80% de su salario neto, una posibilidad a la que también podrán acogerse los empleados de 57 años o más de los centros no afectados por el proceso de reestructuración. En la anterior oferta las prejubilaciones afectaban a trabajadores de edad igual o superior a 58 años, que recibirían el 70% del salario.

Coca-Cola Iberian Partners propone también un proceso de bajas voluntarias con una indemnización de 45 días por año trabajado, con un tope de 42 mensualidades, además de una compensación líneal de 10,000 euros. Esta propuesta mejora de forma significativa la anterior, que proponía una indemnización de 30 días por año con un tope de 18 mensualidades.

La embotelladora también ha mejorado las condiciones de traslado para los 481 puestos que se pueden cubrir mediante recolocaciones, y que permite percibir una indemnización de 15,000 euros, además de una ayuda de vivienda de 500 euros al mes durante dos años, en el caso de que el traslado implique un cambio de residencia.

Coca-Cola Iberian Partners señala que con este planteamiento, supeditado a que se logre un acuerdo con los representantes de los trabajadores, "se facilita que no haya ninguna salida forzosa vinculada a este proceso", e insiste en su "absoluta voluntad negociadora" para alcanzar un acuerdo en el plazo legal de consultas, que concluye el próximo viernes 21 de febrero.

RECHAZO DE LOS SINDICATOS

La reacción inicial de las organizaciones sindicales ha sido de rechazo. José Vicente Canet, de Comisiones Obreras, ha señalado a Efe que rechaza el planteamiento de la embotelladora por considerar que "sigue las bases" del ERE planteado y que la reducción de afectados de 1,253 a 1,190 es "insuficiente".

Por su parte, el secretario de alimentación de UGT, Sebastián Serena, ha señalado que se trata del planteamiento que habían oído esta mañana en la reunión previa, con el que la empresa "mueve ficha" para intentar acercar posiciones con los sindicatos, informa Efe. Sin embargo, a su juicio, este acercamiento "no es que sea insuficiente, sino que es imposible", porque se sigue manteniendo el cierre de fábricas, algo que también rechaza CCOO.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica