Para lograr un crecimiento económico elevado y sostenido en México es fundamental una reforma hacendaria integral, sostuvo el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

"Retrasar más (esta reforma) significa mantener tasas mediocres de crecimiento, arriesgarse a incrementar el desempleo, procurar la informalidad, facilitar la desigualdad y aumentar la pobreza", afirma.

En su reporte semanal "Análisis económico ejecutivo", considera que el reto de esta reforma integral es que quienes no pagan impuestos lo hagan y quienes ejercen el gasto lo hagan con responsabilidad.

Así, estima, 2013 será un año en el que si bien la economía no tendrá un crecimiento considerable, sí será crucial para concretar las reformas y sentar las bases para un ritmo de crecimiento elevado y sostenido a partir de 2014.

Apunta que aunque los pronósticos de crecimiento para 2013 reflejan la perspectiva de un comportamiento inercial de la economía mexicana al prever una tasa cercana a 3.5%, las expectativas son más favorables, e incluso podrían superarla considerablemente.

Esto, sobre todo ahora que en el entorno mundial visualiza mejoras en su desempeño, en especial en Estados Unidos, tras haber alcanzado un acuerdo para evitar el precipicio fiscal.

Asimismo, resalta, la confianza que ha generado el compromiso de consensuar las reformas que requiere el país para crecer de manera elevada y sostenida, sin duda genera un entorno más favorable para la economía mexicana durante 2013.

Los recientes resultados de la economía de Estados Unidos son señal de que mantiene un ritmo de avance que superaría la perspectiva del mercado, superior a 2% para todo 2012.

Destaca que esto es una buena señal para México, y los resultados más recientes anticipan que 2012 fue un buen año y la economía pudo haber crecido por arriba de 4%, pues en los últimos meses se observó un dinamismo mayor al esperado.

El Indicador Global de la Actividad Económico (IGAE) repuntó en octubre pasado, al crecer 4.3% anual tras dos meses con una moderación en su dinamismo, mientras la producción de automóviles en 2012 fue históricamente la mejor, lo que confirma un desempeño más favorable de la actividad productiva en al último trimestre de 2012.

Además, la evolución del sector laboral refleja una perspectiva positiva, pues según cifras del IMSS, de enero a noviembre de 2012 el número de trabajadores afiliados aumentó en 944 mil plazas, su segundo registro históricamente más alto para el mismo lapso.

No obstante, advierte, la economía mexicana no está exenta de riesgos, pues si bien su evolución en 2013 podría ser mejor a lo que se prevé, es evidente que un ritmo de crecimiento de 4% no es suficiente para mejorar sustancialmente el bienestar de la población.

Sostuvo que sólo un crecimiento económico elevado y sostenido generaría los empleos que los mexicanos demandan cada año, mejorar la distribución del ingreso y reducir los altos índices de pobreza existentes y para lograr este objetivo, es fundamental una reforma hacendaria integral.

"No haber logrado una reforma hacendaria ha inhibido un mejor desempeño de la economía", asegura el CEESP.

Una débil recaudación y una mala asignación de los recursos nos han llevado a un constante aumento de la deuda pública, además de dilapidar los recursos provenientes de la renta petrolera.

Asimismo, a tener un IVA y una política de subsidios altamente regresiva que beneficia a los que más tienen, y mantenemos un ISR complejo y costoso que limita la inversión e incentiva la elusión y evasión fiscal.

"No hay duda de que es urgente un reforma hacendaria integral que propicie un sistema tributario sencillo que redunde en una ampliación de la base gravable; una eficiente asignación de los recursos; transparencia y rendición de cuentas", subraya el organismo.

lgl