La petrolera mexicana Citla Energy invertirá 110 millones de dólares en los próximos cuatro años para la exploración de cuatro áreas en las que participa como socio, luego de la adjudicación en las Rondas 2.1 y 3.1, donde ya cuenta con planes para la perforación de por lo menos cuatro pozos, con el objetivo de ampliar el potencial petrolero y demostrar a la actual administración el éxito de los contratos que se han otorgado en el país, con el fin de que se retomen las licitaciones petroleras.

En entrevista, directivos de la empresa explicaron que en conjunto con sus socios operadores, que son la italiana ENI y la constituida en México como Cairn, de la británica Capricorn, proyectan una inversión conjunta de 350 millones de dólares en el mismo lapso, únicamente dentro de la etapa exploratoria de los proyectos.

En primer término, la perforación del pozo Alom 1 del área 9 de la licitación 2.1 arrancó el martes pasado para llegar al horizonte Pleistoceno de las Cuencas Salinas del Golfo de México mediante una plataforma flotante de sexta generación arrendada en Estados Unidos a la firma especializada Ensco. Gracias a la colindancia de este bloque con los bloques donde se ubica el hallazgo Zama y los bloques Amoca-Miztón-Tecoalli, Citla, con una participación de 35% en asociación con el operador Cairn, pretenden hallar aceite ligero mediante los trabajos con una duración de 45 días.

 

Independientemente de los resultados de la perforación de este pozo, continuarán con la perforación del pozo Bitol en 2019, para concluir en febrero del próximo año en la exploración del horizonte Mioceno inferior. Tan sólo en este bloque, la inversión aproximada será de 180 millones de dólares.

Además, otro consorcio en el que participa la empresa mexicana con 25%, también con Cairn, pero bajo la tutela del operador ENI, perforará antes de que concluya este año el pozo ya aprobado por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), Ehécatl, en el bloque 7 de la licitación 2.1. Los resultados de estos trabajos en el Mioceno inferior permitirán a las empresas definir dónde se perforará un segundo pozo en el área a partir del próximo año.

En las Cuencas Salinas del Golfo, Citla obtuvo, además, la adjudicación de un tercer bloque: el área 14 donde tiene una participación de 40% y el resto pertenece al operador ENI. Ahí, realizarán trabajos de sísmimca y caracterización del potencial, donde incluso ya hubo una perforación que resultó no comercial por el espesor del crudo, por lo que los trabajos irán a profundidades de hasta 6,000 metros, para determinar si existe un prospecto perforable y su perforación al 2021.

La empresa mexicana logró la adjudicación del bloque 15 de la Ronda 3.1 en las aguas someras de Tampico-Misantla, donde participa a 50-50 con el operador Cairn. Ahí fue devuelta la mitad del área (casi 500 kilómetros cuadrados) por ser considerada área natural protegida, pero en el resto del bloque se cumplirán los compromisos de inversiones, mediante la exploración del sistema petrolero ya probado por Petróleos Mexicanos (Pemex); que incluso desarrolló el campo Tiburón.

Atentos a nuevas licitaciones

El director general de la empresa, Alberto Galvis, aseguró que la compañía cuenta con suficientes activos para operar en los próximos años en México, pero que se mantienen atentos a nuevas licitaciones, para las cuales el gobierno evaluará los trabajos e inversiones realizadas en los contratos ya otorgados.

“Exploramos para ampliar el potencial petrolero del país y esto va a permitir que las autoridades vean el avance de los contratos existentes y se puedan incluso reanudar las licitaciones como lo han establecido”, dijo René Martínez, director de Geociencias de Citla Energy.

Para cada perforación, los consorcios que exploran donde participa esta empresa mexicana contratan por lo menos 260 trabajadores a bordo de las plataformas; a los que se suma por lo menos el doble en trabajos administrativos, de planeación y logística. Cerca de 70% del personal que se contrata es mexicano, aseguraron.

Citla Energy  fue constituida en 2015 mediante una participación de 65% del fondo Acon, en 25% del Fondo China-México y 10% de otros fondos. 

 

kgarcia@eleconomista.com.mx

kg