Los establecimientos que tuvieron que cerrar en la Ciudad de México para evitar la propagación del nuevo coronavirus concentran a casi 50,000 trabajadores, que derivan en un sueldo mensual de más de 43 millones de pesos.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad de México por la suspensión de actividades temporales en baños de vapor, cines, bares, centros nocturnos, discotecas y antros, así como salones de fiestas, resultaron afectados 24,000 empleados, cuyo salario mensual representa 36.5 millones de pesos.

Mientras que por el cierre de centros comerciales y departamentales, están involucrados 26,920 trabajadores que reciben una remuneración de 6.6 millones de pesos mensuales.

Cabe recordar que la semana pasada el Gobierno de la Ciudad de México dio el primer anuncio de cierres temporales de establecimientos mercantiles y centros de servicios; desde el 23 de marzo dejaron de operar museos, baños de vapor, gimnasios, misas en iglesias y reuniones en centros de culto, cines, teatros, deportivos, zoológicos, PILARES, CENDIS, bares, centros nocturnos, discotecas y antros, así como salones de fiestas.

De igual forma quedaron prohibidos los eventos públicos o privados de más de 50 personas y ya no se dieron actividades en todos los centros educativos de todos los niveles.

En sintonía con estas medidas que buscan mitigar la curva de contagios por el Covid-19, este martes se publicó en la Gaceta Oficial la Declaratoria de Emergencia Sanitaria en la Ciudad de México.

Al respecto, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, presentó un segundo paquete de cierre de establecimientos, ahí entraron centros comerciales y departamentales; además anunció que los restaurantes solo efectuarán servicio a domicilio o comida para llevar —las estimaciones de trabajadores afectados y monto mensual de sueldos de este sector todavía se están realizando—.

Además, ya no se pueden hacer reuniones superiores a 25 personas así como suspensión de actividades no esenciales en sectores públicos y privados.

De igual forma, del 31 de marzo al 30 de abril seguirán operando con normalidad los siguientes establecimientos: farmacias, bancos, gasolineras, repartición de gas, distribuidoras de agua potable, mercado de alimentos, supermercados, tiendas de autoservicio, conveniencia y abarrotes.