La actividad económica de México dio señales de un lento arranque , al caer indicadores clave en el consumo y producción de manufacturas y servicios, afirmó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), al interpretar sus mediciones anticipadas de diciembre.

El Indicador IMEF No Manufacturero tuvo en diciembre un caída de 1.2 unidades frente al mes previo, para llegar a 49.9 puntos, su primer nivel por debajo de los 50 puntos desde agosto del 2009. El índice varía en un intervalo de 0 a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50) de la actividad económica, sin proporcionar información específica sobre la magnitud de los cambios esperados.

El Indicador IMEF Manufacturero registró en diciembre una reducción de 2.9 puntos respecto del mes anterior, para ubicarse en 49.7, después de acumular cuatro meses por arriba de los 50 puntos.

Los resultados del indicador IMEF Manufacturero y No Manufacturero reflejan aún una lenta evolución de la economía , dijo el IMEF en su reporte mensual.

El ISM Manufacturero (un indicador similar al del IMEF, pero de Estados Unidos) se mantuvo en niveles elevados, 58.7 en noviembre, lo que sugiere que el sector seguirá creciendo.

Se prevé que el crecimiento en la economía estadounidense se mantenga, aunque persiste un riesgo futuro por la debilidad económica en Europa y el menor dinamismo en algunos países de Asia, en particular China, lo cual incidirá, según el IMEF, en el crecimiento de México en el último trimestre.

Es de esperar que la reciente recuperación reportada en la industria de la construcción en México apoye el crecimiento y contribuya a la mayor inversión pública, así como los proyectos de infraestructura que están por iniciarse. Sin embargo, el mercado interno sigue recuperándose de forma lenta , agregó.

Los niveles que reportó el Indicador IMEF No Manufacturero son consistentes con el desempeño en el sector servicios y el comercio. El consumo interno y las ventas minoristas se mantuvieron con crecimientos lentos, consistentes con la débil recuperación en la confianza del consumidor.

Si bien es previsible que la recuperación continúe, se considera que seguirá siendo de forma paulatina y desigual entre sectores, así como sujeta a varios factores , comentó el IMEF. Entre ellos, que se mantenga la dinámica en Estados Unidos, que Europa no registre un nuevo retroceso y que las economías asiáticas no disminuyan más su dinamismo.

rmorales@eleconomista.com.mx