El tribunal de arbitraje internacional del Banco Mundial aceptó la denuncia realizada hace dos semanas por el grupo petrolero español Repsol contra el gobierno argentino por la expropiación de su filial YPF, según el sitio de internet del organismo.

La demanda podría convertirse en el mayor reclamo presentado en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) contra Argentina, que acumula casi medio centenar de quejas desde el 2002 por las medidas que adoptó para salir de una feroz crisis económica hace una década y que causaron pérdidas a inversionistas extranjeros.

Repsol ha valorado en unos 10,000 millones de dólares la participación de 51% en YPF que le expropió el gobierno argentino en mayo pasado. La presidenta Cristina Fernández había acusado al grupo español de no invertir lo suficiente para frenar la caída en la producción de hidrocarburos de la mayor petrolera local, lo que lo obligó a realizar millonarias importaciones energéticas que pusieron en jaque su superávit comercial.

Repsol rechazó las acusaciones y aseguró que la decisión buscó darle al Estado el control de los gigantescos recursos de hidrocarburos no convencionales de YPF, que podrían permitirle a Argentina recuperar su independencia energética.

Según el sitio del Ciadi, la demanda del grupo español contra Argentina fue aceptada el 18 de diciembre. El organismo comunicó su decisión el mismo día a Repsol y al Gobierno argentino en una nota en la que les dio 30 días para que nombren un árbitro cada uno para conformar un panel de tres personas que revisará el caso. El tercer miembro deberá ser consensuado entre la petrolera española y Argentina.

Repsol argumentó en su demanda que Argentina violó un acuerdo para la protección recíproca de inversiones con España al expropiar el 51 por ciento de YPF.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica