La automotriz Chrysler está generando el efectivo que necesita para rearmar su línea de productos, en momentos en que las ventas están ganando impulso, dijo su presidente ejecutivo, Sergio Marchionne.

Marchionne, en un correo electrónico a los empleados en el aniversario de la salida de la empresa de la bancarrota, dijo que la alianza de Chrysler con la italiana Fiat SpA está "echando raíces" a través de una reducción de costos y una expansión de las ventas fuera de América del Norte.

Chrysler dejó la bancarrota el 10 de junio del 2009 bajo la gestión de Fiat, que tiene una participación de 20% en el fabricante estadounidense de automóviles.

A cambio, Fiat está entregando a Chrysler motores que usan la energía con mayor eficiencia y tecnología.

"Estamos generando el efectivo que necesitamos para ampliar nuestras marcas e invertir en productos", dijo Marchionne en el correo, al cual Reuters tuvo acceso.

Si Chrysler tiene el efectivo para renovar su vieja línea de productos -dominada por camionetas y vehículos utilitarios que consumen mucha gasolina- era la interrogante que ha pesado sobre el ambicioso plan quinquenal de Marchionne para reestructurar la firma.

Chrysler está contando con una nueva generación de autos más pequeños y eficientes, basados en modelos de Fiat, para dar nueva vida a su catálogo.

Sus ventas en Estados Unidos aumentaron 8% en los cinco primeros meses del año, frente al mismo período del año anterior, y en mayo crecieron 33 por ciento.

"Hay aún un muy largo camino por delante en nuestro trayecto para rearmar nuestro negocio y cumplir con nuestra promesa de pagar a los contribuyentes estadounidenses y canadienses, quienes nos dieron una segunda oportunidad", escribió Marchionne.

RDS