La Secretaría de Economía (SE) y las industrias del acero mantienen posiciones encontradas respecto de la política que el gobierno federal debe seguir con China, el segundo socio comercial de México.

En la primera mitad del 2012, de la mercancía importada por México, 50.3% provino de Estados Unidos y 14.7%, de China, que superó en ese indicador a toda Europa (12.1%), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Entre más importamos de China, más crecen nuestras exportaciones al resto del mundo , dijo Bruno Ferrari, secretario de Economía, aduciendo que la gran mayoría de las compras externas de productos chinos corresponde a partes, componentes, maquinaria y equipo.

De las importaciones mexicanas originarias de China en el 2011, por 52,248 millones, 93% correspondió a bienes intermedios o de capital, según Ferrari.

DAÑA COMERCIO CON CHINA: ACEREROS

Pero los industriales del acero externaron una posición opuesta y destacaron que por cada punto porcentual que aumentan las compras al país asiático, hay una reducción de 0.125% en el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano.

A ese dato llegó un estudio elaborado por José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigaciones en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, a petición de Raúl M. Gutiérrez, presidente de Asociación Latinoamericana del Acero y director general de De Acero.

Se necesita impulsar una política industrial moderna que fortalezca la cadena metalmecánica y al sector manufacturero en general, considerando que existen múltiples evidencias a nivel internacional que muestran la gran relevancia que juega este sector en la generación de empleos de calidad , consignó Gutiérrez en una carta enviada a medios de comunicación.

El estudio, que fue presentado ayer en Saltillo, Coahuila, concluyó que en el 2011 las compras a China se elevaron en 6,600 millones de dólares y ello se tradujo en que se dejaron de crear 43,600 empleos.

La posición de la SE es que, al estar desgravado completamente el comercio entre México y Estados Unidos, si uno de los dos aplica aranceles altos a materias primas provenientes de terceros países, crea lo que se llama una incongruencia arancelaria , fomentando una pérdida de competitividad artificial .

La Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero cuestionó que China provea acero a precios bajos y con prácticas desleales a las empresas instaladas en ese país.

[email protected]