Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles de Europa, anotó ventas récord el 2013, cuando la demanda desde China y Estados Unidos contrarrestó el declive de entregas en mercados europeos centrales.

El jefe de ventas de Volkswagen, Christian Klingler, afirmó en un comunicado divulgado el sábado que aunque la situación en Europa parezca estar estabilizándose, la incertidumbre económica seguirá y los desafíos en los mercados permanecerán virtualmente sin cambios.

"En lo que concierne al año en curso, prevemos desarrollos de mercado en un nivel similar al 2013", agregó.

Las ventas de autos de pasajeros, vans y vehículos deportivos en el grupo que comprende a varias marcas subieron un 6.3%, a 833,200 autos, que se compara con 784,100 hace un año, afirmó Volkswagen, con sede en Alemania.

Las entregas en el 2013 subieron casi un 5%, a un récord de 9.7 millones de vehículos, desde pequeños autos para la ciudad a pesadas camionetas.

Volkswagen ha prometido que superará a Toyos y General Motors como el mayor fabricante mundial de autos no más allá del 2018 y apunta a elevar las entregas anuales a al menos 10 millones de autos.

Impulsada por una fuerte demanda general de vehículos, Volkswagen vio un crecimiento de un 16.2% de las ventas en China, a 3.3 millones de unidades, y de un 5.6% en Norteamérica, a 888,000 autos.

En Estados Unidos, Volkswagen registró un aumento de un 2.6% en entregas grupales, gracias a ventas récord de autos de su marca estrella de lujo, Audi.

En contraste, las ventas en su mercado local europeo cayeron en un 0.5%, a 3.7 millones de vehículos, mientras que las entregas en Sudamérica declinaron un 10.1%, a 908,000 unidades.

A nivel mundial, las cifras de ventas de la marca de lujo Audi destacaron, con un incremento de un 8.3%, mientras que la marca económica Skoda vio una caída de un 2% en sus entregas.