El gigante petrolero estatal chino CNPC se retiró de un proyecto en Irán, indicó este domingo el ministro del Petróleo iraní, precisando que la empresa estatal Petropars se encargaría del proyecto en su conjunto.

El inmenso campo de gas de South Pars, en el Golfo, sería explotado por la francesa Total, la china National Petroleum Corporation (CNPC) y Petropars, según un acuerdo de 2017, firmado por un monto de 4,800 millones de dólares (unos 4,300 millones de euros).

Total se desentendió del proyecto en 2018 por causa de la retirada de Estados Unidos del acuerdo sobre el programa nuclear iraní de 2015 y la posterior reinstauración de las sanciones de Washington contra el sector energético iraní.

"La fase 11 (de South Pars) será explotada totalmente por la compañía Petropars", declaró el ministro Bijan Namdar Zanghaneh, según el portal del ministerio del Petróleo.

A la pregunta de si la compañía CNPC había abandonado el proyecto, Zanghaneh contestó "sí".

Además, precisó que la empresa pública iraní no se había hecho cargo del proyecto en solitario desde el primer día con la idea de "atraer inversiones extranjeras" y de "aprender junto a esas empresas (internacionales)".

kg