Altos funcionarios del gobierno de China han omitido en sus recientes declaraciones hacer referencias a la ley del talión en la guerra comercial que enfrenta su país con Estados Unidos.

El portavoz del Ministerio de Comercio, Gao Feng, dijo que el gobierno tomará medidas “necesarias” frente a la lista que Estados Unidos publicó de productos importados de China por 200,000 millones de dólares anuales a los que impondría un arancel de 10%, como resultado de las represalias comerciales establecidas por el gobierno del presidente chino, Xi Jinping, sobre mercancías estadounidenses.

Hace un mes, en respuesta a otros aranceles estadounidenses, el Ministerio de Comercio de China replicó: “Introduciremos inmediatamente medidas arancelarias de la misma escala y fuerza. Todos los resultados de las negociaciones previamente alcanzadas por las dos partes serán inválidos”.

El miércoles, el viceministro de Comercio de China, Wang Shouwen, dijo que “cuando tengamos un problema comercial, deberíamos hablar sobre ello.”

En estados Unidos, el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, intentó este jueves disipar las preocupaciones que albergan muchos legisladores en cuanto a las consecuencias que tendrá la ofensiva comercial de Donald Trump.

La aparición de Mnuchin ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes se dio un día después de que el Senado estadounidense apoyara abrumadoramente una reprimenda simbólica a la Casa Blanca, respaldando la imposición de límites legales a los poderes del presidente en materia comercial.

La votación del Congreso no era vinculante, pero resaltó las grandes diferencias que existen entre Trump y miembros de su propio partido, que hasta ahora han evitado bloquear sus políticas comerciales.

De acuerdo con la agencia AFP, Mnuchin defendió las políticas comerciales de Trump, mientras los legisladores le hacían una lista de todos los productos, trabajadores e industrias estadounidenses sujetos a aranceles, incluyendo las nueces de Georgia, el bourbon de Kentucky, los vehículos de Michigan y Carolina del Sur o los cultivadores de soya y las fábricas de clavos en Missouri.

[email protected]