China anunció una nueva lista para reducir o eliminar las restricciones a la inversión extranjera de 63 a 48, especialmente en el sector servicios, infraestructura, transporte ferroviario de pasajeros, envíos internacionales, compras de granos y negocios de ventas al por mayor.

Los cambios entrarán en vigencia el 28 de julio y fueron publicados conjuntamente por la Comisión Nacional de Desarrollo e Investigación y el Ministerio de Comercio.

En infraestructura, se eliminarán las restricciones a las inversiones dirigidas a la red de líneas troncales ferroviarias, las empresas de transporte ferroviario de pasajeros, transporte marítimo internacional y agencias navieras internacionales.

China confirmó la eliminación total de las limitaciones de propiedad absoluta en industrias como las de seguros y autos en los próximos tres a cinco años.

De acuerdo con las leyes de China, la fabricación de vehículos automóviles completos, vehículos de uso especial y motocicletas, al menos en 50% de las acciones, debe pertenecer a ciudadanos chinos.

Un inversor extranjero puede establecer, como máximo, dos empresas conjuntas de capital en China continental con el fin de fabricar las mismas categorías de vehículos completos, es decir, las categorías de automóviles de pasajeros, de vehículos comerciales o de motocicletas.

China suavizará o retirará además las restricciones sobre empresas ligadas a la fabricación de barcos y aviones, tendido eléctrico, ventas al por mayor, estaciones de servicio y cultivos, excluidos el trigo y el maíz.

En el sector financiero, el límite de capital extranjero en el sector bancario se levantó y el límite de capital extranjero de las compañías de valores, las compañías de administración de fondos, las compañías de futuros y las compañías de seguros de vida se relajó a 51 por ciento.

Todas las restricciones de capital extranjero en el sector financiero se eliminarán para el año 2021.

China ha dicho en repetidas ocasiones que continuará las reformas del mercado a su propio ritmo, haciendo hincapié en que tomará e implementará decisiones sobre la apertura de sus mercados en función de sus propias necesidades y no debido a la presión externa.

El 18 de agosto del 2017, la representación comercial de EU comenzó una investigación de la Sección 301 contra China, el primer uso de ese recurso desde el 2010. Es el caso de comercio más significativo lanzado por el gobierno estadounidense.

Libro blanco de china

“Nuestro nivel de arancel es cercano al de EU”

El gobierno de China destacó que aplica aranceles a la importación en un nivel cercano al de Estados Unidos, un dato incluido en el libro blanco “China y la Organización Mundial del Comercio”, difundido.

“En el 2015, el arancel promedio ponderado por el comercio de China se redujo a 4.4%, bastante cerca de 2.4% de Estados Unidos y 3.0% de la Unión Europea (UE)”, destacó el viceministro chino de Comercio, Wang Shouwen, quien también se desempeña como representante adjunto de Comercio Internacional de China.

El documento destaca que, a través de estos esfuerzos, China ha cumplido con su responsabilidad como un país importante, además de que apoya firmemente el sistema multilateral de comercio y ha hecho una contribución significativa al mundo después de su adhesión a la OMC. La publicación del libro ocurre mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha cuestionado duramente presuntas prácticas desleales de China tanto en el comercio y la inversión, como en la propiedad intelectual.

“China observa y defiende firmemente las normas de la OMC y apoya el sistema multilateral de comercio que es abierto, transparente, inclusivo y no discriminatorio”, destaca el documento.

El libro blanco explica los principios, posturas, políticas y propuestas de China con respecto al sistema multilateral de comercio y describe la visión y las acciones de China para avanzar en la reforma y apertura de alto nivel.

El documento proporciona una gran cantidad de datos sobre lo que China ha hecho para reducir sustancialmente los aranceles de importación, liberalizar el derecho al comercio, cumplir los compromisos sobre el comercio de servicios y la protección de los derechos de propiedad intelectual.

rmorales@eleconomista.com.mx