China registró de nuevo en marzo un excedente comercial pero sus exportadores siguen padeciendo la crisis de la deuda en Europa y la recuperación titubeante en Estados Unidos, mientras que el crecimiento de las importaciones se ha desacelerado.

El excedente comercial se elevó a 5,350 millones de dólares, tras un déficit de 31,500 millones de dólares en febrero, según datos publicados este martes por las aduanas chinas.

Las exportaciones de la segunda economía mundial aumentaron un 8.9% con respecto al mismo mes del pasado año, a 165,600 millones de dólares, mientras que las importaciones se elevaron a 160,310 millones de dólares, una subida de 5.3 por ciento.

"El excedente de marzo es más bien débil ya que el deterioro registrado en los mercados extranjeros desde el año pasado sigue afectando a las exportaciones chinas", explicó a la AFP Liao Qun, economista para China del Citi Bank International.

Este supéravit constituye al menos una sorpresa para los 15 analistas interrogados por la agencia Dow Jones que preveían un saldo negativo de 3,200 millones dólares.

"Esto quiere decir que la demanda interna sigue desacelerándose", según Qu Hongbin, principal economista para China del banco HSBC.

En el conjunto del primer trimestre, China registró un ligero superávit comercial de 670 millones de dólares, pese a que sus exportaciones crecieron un 7.3 por ciento.

En este periodo, las exportaciones se elevaron a 430.000 millones de dólares, de ellos, 253,000 millones de dólares fueron recaudados por las ventas de maquinaria y productos electrónicos.

En 2012, el crecimiento previsto del comercio exterior del primer exportador del planeta se situará en torno al 10%, muy inferior al 20.3% registrado el pasado año, y las importaciones un 24,9%.

Los intercambios comerciales con la Unión Europea progresaron en el primer trimestre un 2,6% a 126,870 millones de dólares, y un 9.3% (106,770 millones de dólares) con Estados Unidos.

El comercio bilateral con Rusia es el que ha registrado mayor crecimiento, con un 33% en un año, a 21,490 millones de dólares.

"De forma general, las exportaciones chinas se han estabilizado y no volverán a crecer de manera clara antes del segundo semestre", según You Hongye, analista de Essence Securities en Pekín.

Pero las importaciones seguirán siendo débiles a causa de la demanda interna. La economía china va a seguir desacelerándose antes de estabilizarse en el tercer trimestre", predice este analista.

China tiene previsto publicar el viernes el dato de crecimiento para el primer trimestre, que se espera que caiga. Según los analistas interrogados por el diario económico Diyi Caijing Ribao (China Business News), el crecimiento del PIB se situará en torno al 8.4%, contra el 8.9% en el cuarto trimestre de 2011 y el 9.2% para el conjunto del año pasado.

No obstante, la desaceleración del crecimiento del comercio exterior no afecta a todas las regiones chinas por igual. Algunas provincias del interior empiezan a reducir el retraso con respecto a las provincias costeras, donde se concentraban hasta ahora las empresas exportadoras.

Mientras las exportaciones de Guangdong (sur), que llega en primera fila de las provincias para sus intercambios contra el extranjero, solo aumentaron un 5.4% en el primer trimestre, mientras que las de Chongqing (suroeste) y Henan (centro) crecieron 150% y 140%, según las aduanas.

RDS