Estados Unidos ha visto en China su principal competidor en el mercado de México, pues ha sido quien le ha quitado gran parte de su participación en las importaciones que hicieron los mexicanos en los últimos años.

En el 2000, un año antes de entrar a la Organización Mundial de Comercio, China tenía una participación de únicamente 1.7% en el total de las importaciones de México, pero de enero a septiembre del 2012 esa porción la incrementó a 15%, según datos del Banco de México.

Por el contrario, la participación de Estados Unidos registró la más pronunciada picada, al pasar de 73.1 a 50% en el mismo periodo.

La compra externa de teléfonos celulares ilustra ambas tendencias: después de ser el primer proveedor de México, Estados Unidos exportó este producto a México por un valor de 331 millones de dólares en la primera mitad del 2012, pero ahora China ya lo desbancó, con envíos por 810 millones de dólares.

China ha desplazado a Estados Unidos como mayor suministrador de otros productos en el mercado mexicano, como transformadores eléctricos, hornos de microondas, afeitadoras, telescopios, pilas y baterías eléctricas.

Un informe de la Comisión Económica para América Latina proyectó que México y la región en general continuarán teniendo una posición deficitaria en su comercio con China y el resto de Asia.

La brecha entre los dinamismos de China y Estados Unidos en el mercado mexicano se ha venido reduciendo. El primero tiene mayores costos de mano de obra y el segundo mantiene un programa para elevar sus exportaciones.

[email protected]