China pidió este miércoles a Japón y Corea del Sur que aceleren las negociaciones para concluir un Tratado de Libre Comercio (TLC) trilateral, en medio de una guerra comercial perfilada entre China y Estados Unidos.

“Frente a la grave situación del creciente proteccionismo y el unilateralismo, China, Japón y Corea del Sur deberían mantenerse unidos para apoyar el libre comercio y defender conjuntamente el sistema de comercio multilateral basado en reglas”, dijo el primer ministro chino, Li Keqiang, según Xinhua. Li comentó también que debiera acelerarse el cierre de las negociaciones de la Asociación Regional Económica Integral (RCEP, por su sigla en inglés), conformada por China, Filipinas, Malasia, Indonesia, Singapur, Tailandia, Brunei, Vietnam, Laos, Birmania, Camboya, Japón, Corea del Sur, Australia, India y Nueva Zelanda.

China y Corea del Sur concluyeron una negociación de cuatro años de un TLC en junio del 2015, el cual está siendo renegociado a petición del gobierno del presidente Donald Trump. A su vez, Japón, China y Corea del Sur comenzaron en 2012 las negociaciones para formar un TLC trilateral y, desde ese mismo año, han estado negociando la RCEP, un llamado mega-TLC entre 16 países de la región Asia-Pacífico que representan 47.6% de la población mundial y 31.1% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

Las prioridades políticas divergentes pueden retrasar las negociaciones de la RCEP. China ha presionado por un acuerdo rápidamente negociado centrado en la reducción arancelaria, al tiempo que Japón y otras partes han trabajado para incluir disposiciones sobre el comercio de servicios y la inversión.

En la actualidad, las tensiones sobre cuestiones militares y de seguridad dominan la relación entre China y Japón, y la disputa sobre el Mar de China Oriental sigue siendo el principal asunto divergente.

Además, la proliferación de armas nucleares y misiles de Corea del Norte y la modernización rápida y continua del rango militar de China se encuentran entre las principales preocupaciones de seguridad de Japón.

A medida que China ha avanzado en la cadena de valor, ha competido en muchos de los sectores tradicionales de exportación de Corea del Sur. La competencia de las empresas subsidiadas por el gobierno chino ha llevado a la industria de construcción naval de Corea del Sur a la bancarrota.

rmorales@eleconomista.com.mx