China dio a conocer el miércoles un calendario más concreto para abrir su sector financiero a las firmas extranjeras hacia fines del año, en momentos en que Pekín busca detener las críticas de Estados Unidos y otras naciones por aplicar restricciones que impiden la libre competencia.

El gobernador del Banco Popular de China (banco central), Yi Gang, dijo que el país permitirá a las firmas extranjeras competir en iguales condiciones con las empresas locales en el sector.

Aunque los detalles específicos fueron en su mayoría compromisos ya anunciados, China dijo por primera vez que implementaría una serie de medidas para fines de este año, y añadió que pondría en vigencia algunas de estas disposiciones tan temprano como en junio. Entre las medidas, China permitirá que las firmas extranjeras inviertan en fideicomisos, leasing financiero, créditos automotores y financiamiento del consumidor, en planes que habían sido anunciados el año pasado.

El banco central también confirmó que desea establecer una plataforma de operaciones que vincule a sus mercados de acciones con Londres para fines del 2018.

Las empresas extranjeras y los aliados comerciales de China se han quejado por largo tiempo por la demora en la implementación de reformas anunciadas en años previos, en medio de las restricciones a veces no oficiales que aplica el país para numerosos sectores de su economía incluso después de haber iniciado una apertura.

China aumentará el límite de participación de firmas extranjeras a 51% en compañías de seguros, administración de fondos, operaciones de futuros y seguros de vida “en los próximos meses”, dijo el banco central en un comunicado publicado en su página web.