El gobierno de China informó que promueve la diversificación de mercados para compensar los efectos de las restricciones comerciales con Estados Unidos.

El Ministerio de Comercio de China dijo el lunes que usará los fondos recaudados de los aranceles cobrados a las importaciones de Estados Unidos para ayudar a aliviar el impacto de las acciones comerciales de Washington sobre las empresas locales y sus empleados. En un comunicado, expuso que alentará a las empresas a aumentar las importaciones de productos tales como la soya y los vehículos desde otros mercados.

En uno de los vínculos particulares, el primer ministro Li Keqiang alentó a las empresas alemanas a invertir más en China y les prometió que no se pondría en riesgo sus derechos de propiedad intelectual si se instalan en esa nación asiática.

En una conferencia de prensa, junto a la canciller Angela Merkel en Berlín tras conversaciones bilaterales, Li dijo que China abriría más sus mercados de bonos y seguros, y agregó que esperaba que las empresas alemanas produzcan más en territorio chino.

“Estamos interesados en el libre comercio sin fricciones”, dijo Merkel a su vez, antes de enfatizar que tanto Alemania como China están comprometidos con el “orden multilateral”.

La prensa europea destacó que China está dispuesta a discutir con el lado alemán para explorar conjuntamente terceros mercados, y Alemania está interesada en aprovechar plenamente sus ventajas para trabajar con China en la Industria 4.0. Los dos gobiernos acordaron que deberían construir una plataforma de cooperación para las empresas de ambos países y crear un entorno empresarial más favorable.

China invitó a Alemania a participar en la Exposición Internacional de Importaciones de China en Shanghai, del 5 al 10 de noviembre, la cual forma parte de su estrategia “la Franja y Ruta”.  También alentó a las empresas alemanas a invertir y establecer fábricas en las regiones central y occidental de China.

Las dos partes señalaron que deberían fortalecer la cooperación en industrias emergentes como la digitalización, la conducción autónoma, la inteligencia artificial y el nuevo vehículo de energía. Acordaron fortalecer la cooperación en materia de innovación científica y tecnológica, así como la cooperación en materia de agricultura.

Alemania y China disfrutan de una estrecha y amplia cooperación, dijo Merkel, y señaló que más de 70 mecanismos de diálogo entre dos países muestran plenamente la profundidad y amplitud de la relación bilateral.

Bajo la actual situación internacional, añadió, Alemania está lista para trabajar con China a fin de fortalecer la apertura y la cooperación y enviar al mundo una señal firme de que ambas partes salvaguardarán continuamente el multilateralismo y facilitarán la cooperación internacional.

Alemania se opone a las guerras comerciales y aboga por el libre comercio basado en reglas, destacó Merkel.

Los dos países firmaron acuerdos por un valor de 23,600 millones de dólares y Li dijo que los proyectos demostraban cómo la cooperación puede beneficiar a distintos países.

Además de los múltiples proyectos entre agencias gubernamentales, compañías como BASF, BMW, Volkswagen, Daimler, Siemens y Bosch anunciaron acuerdos y sociedades.

rmorales@eleconomista.com.mx