China accedió a reducir y remover los aranceles por debajo del nivel de 40% que cobra actualmente a los vehículos fabricados en Estados Unidos, dijo el presidente Donald Trump, en una tregua en la guerra comercial entre Washington y Pekín.

Trump y el presidente chino, Xi Jinping, acordaron suspender la aplicación de los aranceles durante la Cumbre del G20 en Argentina el fin de semana, declarando un alto al fuego tras meses de tensión.

Estados Unidos acordó no subir los aranceles más el 1 de enero y China comprará más productos agrícolas a agricultores estadounidenses de forma inmediata. Iniciarán discusiones para tratar la protección a la propiedad intelectual, barreras de comercio no arancelarias y robo cibernético.

Pero la Casa Blanca expuso, además, que los aranceles actuales de 10% sobre 200,000 millones de dólares en bienes chinos subirían a 25% si no se lograba un acuerdo dentro de los siguientes 90 días.

El domingo, Trump escribió en Twitter: “China acordó reducir y remover los aranceles para los autos que ingresan a China desde Estados Unidos. Actualmente la tarifa es de 40 por ciento”. El mandatario no dio detalles.

Xi ofreció más de 1.2 billones de dólares en compromisos adicionales en materia de comercio, afirmó el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo que esa cifra era un punto de referencia amplio y se refería a transacciones privadas para compras de bienes estadounidenses, sujetas a condiciones de mercado.

“Esperamos que esos aranceles a las importaciones de autos caigan a cero”, agregó.

Los estadounidenses obtendrán una participación mayoritaria por primera vez en compañías en China, lo que ayudaría a abordar las preocupaciones de Washington sobre el robo de la propiedad intelectual y las transferencias forzadas de tecnología.

Ninguno de los compromisos se acordaron por escrito y los detalles aún deben ser resueltos.

Mnuchin afirmó que hubo un cambio de tono en Buenos Aires en comparación con reuniones pasadas, ya que Xi hizo una oferta clara de abrir los mercados de su país a las compañías estadounidenses. “Es la primera vez que tenemos un compromiso suyo de que será un acuerdo real”, manifestó Mnuchin a la cadena de televisión CNBC.

Trump designó a Robert Lighthizer, representante comercial del país y uno de los mayores críticos de China en el gobierno estadounidense, para que supervise la nueva ronda de negociaciones comerciales con Pekín, detallaron funcionarios.

Esperamos que eu ratifique T-MEC: ministro

Canadá toma en serio posible retiro de Trump del TLCAN

Canadá tomó en serio los comentarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acerca de retirarse del TLCAN y no tiene indicios sobre cuándo podría actuar la Casa Blanca, dijo el lunes el ministro de Finanzas canadiense, Bill Morneau.

En declaraciones en un evento en Nueva York organizado por Politico, Morneau añadió que queda claro que se está iniciando un proceso de negociación en Estados Unidos que espera lleve a la ratificación en el Congreso de un nuevo pacto diseñado para reemplazar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Trump dijo el sábado que dará aviso formal al Congreso en el futuro cercano de su intención de terminar con el TLCAN, dándole seis meses a los legisladores para aprobar un nuevo pacto comercial entre Estados Unidos, México y Canadá firmado el viernes.

Cuando se le preguntó si Canadá tomaba en serio los comentarios de Trump, Morneau respondió: “Nos tomamos todo en serio”.

Los demócratas, que dicen que el nuevo pacto comercial —conocido como USMCA, por su sigla en inglés— tiene algunas deficiencias, tomarán el control de la Cámara de Representantes el próximo mes. Si Trump se retira del TLCAN y la Cámara de Representantes rechaza el nuevo pacto, podría ser un gran golpe para el libre comercio de América del Norte.

“Estamos comenzando a ver el inicio del proceso de negociación en Estados Unidos que, esperamos, logre una ratificación del acuerdo”, dijo Morneau, que agregó que los funcionarios canadienses hablarían con todos los involucrados.

Consultado sobre los comentarios de Trump, un portavoz de la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, dijo que “esto es parte del proceso de ratificación de Estados Unidos”, pero se negó a hacer más comentarios.