El alza en el precio de los insumos y los costos de construcción impactará en la inversión del principal proyecto de generación de base de Colbún: la segunda unidad del complejo carbonero Santa María, en Coronel.

Según señaló Thomas Keller, gerente general de la eléctrica, el costo de la unidad superará los 900 millones de dólares, casi 30% más comparado con los 700 millones de dólares que demandó la primera fase, que estuvo a cargo de la coreana Posco.

El ejecutivo señaló que el proceso para definir la inversión está avanzado, y que tomarían una decisión a más tardar en el primer semestre de este año.

"Estamos ad portas de tomar una decisión respecto de la segunda unidad del complejo Santa María. Si bien contamos con todos los permisos, tenemos que estar convencidos que vamos a entrar por la puerta ancha en nuestra relación con la comunidad", dijo Keller, tras participar en la inauguración del parque eólico Punta Palmeras, de la española Acciona.

Asimismo, indicó que en el caso de la hidroeléctrica San Pedro, decidieron ingresar a evaluación ambiental (EIA), a través de un Estudio de Imapcto y no de una declaración como estaba inicialmente previsto, los cambios introducidos a esta iniciativa de 150 MW.

"Durante el primer trimestre reingresaremos el EIA de ese proyecto y dadas las modificaciones y en aras de la transparencia privilegiamos este camino para dar cuenta de los cambios que ha tenido. Se hace cargo de un mejor entendimiento de las condiciones geomecánicas del área", precisó.

Keller señaló que en este caso, la inversión estimada en unos 500 millones de dólares, no tendría cambios sustantivos.

abr