Mientras el coronavirus sigue avanzando en China y amenaza a la economía del gigante asiático, el piso se mueve en América Latina. Un reporte de la Unidad de Inteligencia de The Economist revela que los países más expuestos, incluso más que países emergentes en Asia, son Chile y Perú.

La región ve con preocupación como el principal demandante de sus commodities tiene a las exportaciones sufriendo, destacando sobre todo el cobre y el petróleo, refirió The Economist.

“Si la experiencia pasada es una guía, esto se transmitirá rápidamente a América Latina y, en particular, a los grandes exportadores de productos básicos de América del Sur.

“Es probable que las revisiones a la baja de nuestras previsiones de crecimiento del PIB se limiten a los países más expuestos a los precios de los productos básicos y a la demanda de China, incluidos Chile y Perú.

“Sin embargo, los riesgos a la baja sustanciales para otras grandes economías de la región, incluidos Brasil, Argentina y Colombia, son claros”, destacó el semanario.

Según el escenario de referencia que utiliza The Economist, por el momento el virus estará bajo control en China a fines de marzo, lo que implicaría una revisión a la baja del pronóstico del PIB real del 2020 para China de 5.9 a 5.4 por ciento.

“Esperamos que el coronavirus disminuya el consumo de China, la inversión privada y el crecimiento de las exportaciones e importaciones, lo que tendrá un impacto directo en las economías latinoamericanas”, señaló, destacando que, si bien las exportaciones de México a China representan menos de 2% de su total, “en Perú y Brasil las exportaciones a China representan más de 25% de todas las exportaciones, y en Chile representan más de 33% del total”.

The Economist detalló que “el comercio representa sólo alrededor de 30% del PIB en Brasil y Argentina; en Perú representa casi 50% del PIB y en Chile representa casi 60% del PIB”.

“En general, Chile y Perú parecen estar más expuestos al impacto directo de una demanda de importación más débil de China”, pronosticó.

Con todo, el impacto negativo del virus respiratorio se concentraría durante el primer trimestre. “Después de un primer trimestre muy débil, esperaríamos que la recuperación se acelere en la segunda mitad del 2020, y que la demanda acumulada produzca un repunte en la demanda de importación de China y en los precios de los productos básicos”, señaló.

Aunque esta recuperación no será suficiente para evitar una rebaja de las previsiones de China o una revisión a la baja de las proyecciones precios de productos básicos para el 2020, The Economist planteó que “es poco probable (por ahora) realizar revisiones a la baja relacionadas con el coronavirus de más de 0.1-0.3 puntos porcentuales de PIB 2020” en Chile y Perú.

“Sin embargo, existe un gran riesgo de que estas suposiciones en torno a la propagación del coronavirus finalmente resulten demasiado benignas, y seguiremos de cerca los eventos en las próximas semanas”, planteó.

Incluso, en el caso de Chile, las empresas exportadoras de fruta se encuentran en pleno monitoreo respecto a la situación que presenta la fruta chilena en China.

Según la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (Asoex), se está preparando una campaña específica para almacenar la fruta y redireccionarla a mercados alternativos.