La fiscalía federal de Río de Janeiro (MPF) y la petrolera Chevron firmaron un acuerdo por el cual la empresa estadounidense se comprometió a pagar 310 millones de reales (unos 155 millones de dólares) por el derrame de crudo que se produjo frente a las costas del estado, con el fin de cerrar el proceso judicial, informó la estatal Agencia Brasil.

Este acuerdo garantiza el intercambio de dos acciones de Chevron por 10,000 millones de millones de dólares cada una, calculadas en el momento del siniestro, dijo una fuente del MPF.

Cerca de 90 millones de reales serán reservados exclusivamente para la recuperación del medio ambiente marino y deben ser gestionados por el Fondo brasileño para la Biodiversidad (Funbio).

Los otros 220 millones se aplicarán a medidas preventivas que incluyen el mantenimiento continuo de los sitios de perforación y la presencia de un barco especializado en retirar petróleo de alta mar.

En noviembre de 2011, unos 3,000 barriles de crudo se derramaron en aguas profundas del Atlántico, en el campo petrolero de Frade, a 370 kilómetros de la costa de Río de Janeiro, área operada por Chevron.

En marzo de 2012, después de otra fuga detectada en los tres primeros kilómetros, el grupo había decidido suspender voluntariamente sus operaciones. Cuando se aprestaba a reanudar la actividad, la justicia brasileña prohibió a la empresa retomar las tareas el 1 de agosto.

El fiscal de la República, Gisele Porto, responsable de Medio Ambiente, dijo que la firma del acuerdo enviará un mensaje a toda la cadena de productores petroleros: "es mejor invertir en medidas preventivas a pagar una indemnización por la contaminación".

El director de Asuntos Corporativos de Chevron Brasil, Rafael Jaen Williamson, confirmó que la empresa va a pagar y admitió que este incidente será una lección para la empresa, tales como la necesidad de invertir más en la comunicación y la seguridad.

"Estamos dispuestos a invertir recursos en proyectos de desarrollo social y las medidas ambientales y preventivas y compensatorias", dijo.

Según Williamson, el importe de la multa calculado por Chevron -en base a otros accidentes a nivel internacional- sería de apenas 15 millones de dólares, monto mucho menor que el requerido por el fiscal de Río. Pero Chevron acordó pagar 10 veces más para cerrar el juicio y porque cree que esta será una contribución al medio ambiente y a la sociedad brasileña.

Un portavoz de la Agencia Brasileña de Petróleo (ANP), Rafael Moura Neves, dijo que Chevron debe ser capaz de reanudar las operaciones de exploración de petróleo en Brasil en marzo de 2013.

EISS