La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó un intento de la petrolera Chevron Corp de bloquear un fallo adverso por 18.200 millones de dólares por una demanda por contaminación en Ecuador.

Un tribunal inferior había levantado una orden que bloqueaba la aplicación del fallo. Chevron, entonces, decidió apelar a la Corte Suprema, que rechazó el pedido sin dar mayores explicaciones.

El 26 de enero, la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito estadounidense en Nueva York dijo que Chevron se había apresurado en apelar el fallo, que en febrero del 2011 resultó favorable a los residentes de la región del Lago Agrio, en Ecuador, ante la demanda por contaminación de la selva amazónica y el consecuente daño a la salud de los habitantes de la zona.

En julio, el pago por daños determinado por la justicia escaló a 19,000 millones de dólares.

Chevron reclamó que el juicio era fraudulento e inaplicable bajo la ley neoyorquina.

El fallo se refiere a contaminación ambiental generada entre 1964 y 1992 por parte de Texaco, firma que Chevron compró en el 2001.

La decisión incluyó de 8,600 millones de dólares en daños ambientales, que una corte ecuatoriana aumentó más del doble porque Chevron no pidió disculpas públicas.

Las comunidades indígenas de Ecuador demandantes acusan a Texaco de causar enfermedades entre la población local al verter desechos de las perforaciones en pozos sin recubrimiento.

Chevron niega las acusaciones y asegura que cumplió con un plan de remediación ambiental que fue aprobado por la estatal Petroecuador.

MFH