México podría elevar su capacidad de acción ante choques externos si logra desarrollar cadenas globales de valor por regiones, afirmó Hugo Beteta, representante en el país de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El reto es colocar al estado y a la política pública en el lugar adecuado para promover la competitividad, observó.

En su discurso de apertura del seminario Perspectivas de escalamiento en cadenas globales de valor en América Latina , explicó que la competitividad de los países en el escenario internacional se vincula con la capacidad de sus empresas para atraer o conservar en su territorio parte del valor generado en el sistema mundial de producción.

Es decir, la inversión productiva derrama conocimiento para la fuerza laboral local y transfiere el desarrollo tecnológico que aplica la industria en su país de origen.

Es lo que se conoce como redes globales de innovación, aclaró.

Las tareas pendientes para obtener el mayor beneficio de la participación que ha tenido México en estas cadenas de comercio -dijo- son la formación de conocimiento para el trabajador; la inversión en infraestructura de primer nivel en telecomunicaciones y transportes; la disponibilidad de servicios empresariales, logísticos y financieros, así como la adecuación de esquemas de integración regional para la mayor captación de valor.

Además, sugirió, habría que vincular a las redes de investigación y desarrollo construidas por las empresas multinacionales y el papel jugado por el capital de riesgo como mecanismo para incubar empresas encargadas de transformar las innovaciones comerciales.

RECUPERAR LO PERDIDO

En el transcurso del seminario, investigadores y representantes de organismos internacionales consideraron que se requieren mejores políticas públicas que sean capaces de alinear los intereses locales y los de las empresas que llegan al país.

De acuerdo con Hubert Escaith, de la Organización Mundial de Comercio, sería relevante que los hacedores de políticas tengan una perspectiva micro para identificar cuánto valor añade la mano de obra menos capacitada y potenciar cuánto más podría aportar de estar mejor preparada.

Aparte, Koen de Backer, investigador de la OCDE, precisó que México ha reducido la inversión en manufacturas, desde el 2001, lo que ha provocado una declinación de su participación en el comercio mundial.

ASEGURA EXPERTO

GOBIERNOS LOCALES SERÁN CLAVES PARA EL DESARROLLO

El desarrollo de nuevas industrias que impulsarían la mayor competencia de México en las cadenas de producción mundial podría comenzar desde el seno de los gobiernos locales y municipales, observó Gary Gereffi, catedrático e investigador en Duke University.

Tal vez la alternativa para México es crear centros de excelencia industrial en las distintas partes del país y que sean los gobiernos municipales los que promuevan, según las características de la región, el desarrollo de industrias , dijo a El Economista y observó que una ventaja del país es la diversidad geográfica y la vocación económica de las regiones.

Además, esgrimió que desde el gobierno local se promueven sociedades con empresarios de la región que conocen bien las características de la comunidad y las necesidades.

[email protected]