La llegada de turistas a los países de Sudamérica se redujo 48% en el 2020 a causa de la pandemia, teniendo Perú el mayor retroceso con 73%, y el regreso a niveles prepandemia no llegará sino hasta el 2022, según un informe de la empresa de análisis de datos GlobalData.

Detrás de Perú, Venezuela y Ecuador fueron los más afectados por el declive del turismo, con descensos de 71% y 70%, respectivamente, y Chile, Argentina y Colombia los que menos, con descensos de 25%, 27% y 30%, respectivamente.

“El turismo en Sudamérica es más frágil que en Norteamérica y Europa”, dijeron los analistas de GlobalData para subrayar que los factores que influyen negativamente en la afluencia de turistas a países de la región, entre ellos la inestabilidad política, la corrupción y la delincuencia, se acentuaron en el 2020 con la pandemia de Covid-19.

El analista de tendencias de turismo y viajes de GlobalData, Craig Bradley, señaló que la recuperación de la industria va a depender en gran manera de “la libertad de movimiento, la infraestructura y el costo económico de viajar”.

Para Bradley, los países con más diversidad geográfica, como Argentina y Chile, parecen funcionar mejor que las áreas centralizadas de Sudamérica, como demuestra el hecho de que sus retrocesos en el nivel de afluencia de turistas sean menores a los de los que ofrecen menos variedad de paisajes.

Con paisajes de desiertos, viñedos, playas, glaciales y montaña y centros turísticos construidos específicamente para disfrutarlos, así como infraestructuras para acoger cruceros, esquiar, hacer turismo gastronómico, de playa o montañismo, esos países tienen más facilidad para recuperase.

En el caso de Colombia, la recuperación puede venir dada por su capacidad para atraer turistas de Estados Unidos con vuelos de corta duración y económicos, dice el análisis.

Estados Unidos sigue siendo la principal fuente de turistas a Sudamérica, sin contar el turismo intrarregional.