En lo que resta del año y hasta el 1 de junio del 2019, entrarán en operación 12,429 megawatts (MW) de capacidad de nueva generación en el Sistema Interconectado Nacional, capacidad que representa 16.5% de la instalada actualmente, lo que favorecerá la disponibilidad de recursos para cubrir suficientemente la demanda eléctrica esperada para la temporada de verano del 2019, según datos del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

Esta capacidad total se generará en 84 nuevas centrales eléctricas nuevas que se instalarán en 22 entidades de la República Mexicana, de la cual, 6,380 MW, es decir 51.3% de la nueva capacidad, son de tecnología renovable y los restantes 6,049 MW, o 48.6%, son de energía firme o fósil.

Las nuevas plantas son tanto privadas como de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y han sido construidas tanto con el fin de vender energía al mercado eléctrico mayorista (MEM) —hasta hoy de intercambios diarios— como para comercializar energía entre privados mediante contratos bilaterales, aunque una buena parte son producto de las subastas de largo plazo y de proyectos de obra pública financiada de la CFE, explicó el Cenace a El Economista.

Destaca que 4,325 MW nuevos, que representan 34.7% de esta nueva capacidad, serán instalados mediante tecnología fotovoltaica. Además, 1,983 MW o 15.9% de ésta, será energía eólica. También habrá un pequeño componente de 83 MW de energía hidroeléctrica, mientras que en lo que se refiere a energía fósil, 94.3% de las instalaciones serán ciclos combinados a gas natural y el resto combustión interna, biogás y generación mediante turbinas de gas.

Las entidades con mayor capacidad instalada serán: Sonora, con 2,249; Nuevo León, con 2,092 MW, y Tamaulipas, con 1,149, todas con una combinación entre ciclos combinados y renovables, mientras que por número de parques, sobresale Chihuahua, con 11 instalaciones fotovoltaicas que suman 546 MW.

Margen de reserva de 13%

Además, esta nueva generación está representada en 84 nuevas centrales generadoras, que contribuirá a que el Margen de Reserva Operativa alcance 13% cuando se registre la demanda máxima del año, explicó el Cenace.

Por lo que, con la disponibilidad de esta nueva generación se cubrirá la Demanda Máxima Esperada para el verano del 2019, la cual se prevé sea de alrededor de 48,750 MW, es decir un aumento de 4.1% con respecto a la Demanda Máxima Instantánea que alcanzó los 46,813 MW el pasado 6 de junio.

Igualmente, la entrada de esta nueva capacidad aportará a que México cumpla la meta de 35% de generación eléctrica con energías limpias en el 2024, además de evitar la emisión de alrededor 6 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), detalló el Cenace.

[email protected]