Las propuestas de los candidatos como becas, subsidios, aumento en la ayuda a diversos grupos sociales como adultos mayores, madres solteras, requieren de “fuertes cantidades de recursos” para su instrumentación, sin embargo, no se explica de dónde saldrán los recursos, cuestionó el sector privado.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) denunció que después del tercer debate entre los candidatos a la Presidencia no se definió de dónde se obtendrán los recursos para la instrumentación de sus promesas de campaña.

De acuerdo con el documento de Precriterios 2019, para ese año se estima un gasto total del sector público de 5.5 billones de pesos del cual, si excluimos el gasto no programable, que contempla el costo financiero de la deuda, las participaciones a entidades federativas y Adefa, así como los rubros de servicios personales (nómina), pensiones, IMSS e ISSSTE, que son gastos comprometidos y que en conjunto representan casi el 80% del total, solo queda disponible casi una quinta parte del gasto susceptible de ajustes.

¿Será suficiente para cubrir las propuestas de cualquiera de los candidatos?, expresó el sector privado.

Los temas más relevantes que tendrá que enfrentar el nuevo gobierno es lograr unas finanzas públicas sanas y responsables que contribuyan a estimular la inversión, el crecimiento y el empleo, que es la principal manera de reducir la pobreza.