Los senadores de la República tendrán que elegir, en esta semana, al primer director general que habrá de ocupar el cargo del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, instancia de nueva creación que deberá dar reconocimiento a la vida activa de los sindicatos del país, así como legitimar los contratos colectivos de trabajo, además de lograr el mayor número de conciliaciones entre patrones y trabajadores.

Por ello, los tres aspirantes, quienes integran la terna enviada por el Ejecutivo, comparecieron ante senadores para presentar sus propuestas y plan de trabajo; considerando que actualmente la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje tiene acumulados y rezagados más de 500,000 juicios, y se deben cumplir con los plazos que marcó la reforma laboral.

En su turno, Alfredo Domínguez Marrufo, actual subsecretario de Trabajo y quien se encargó de llevar adelante la aprobación de la reforma laboral, aseguró que de ser elegido, desempeñaría su labor con absoluta autonomía, independencia e imparcialidad.

“Las sanción más efectiva y rápida que tendrán los líderes sindicales que no cumplan, no sólo con lo que les corresponde como representantes del interés colectivo, sino respecto de las promesas y compromisos que hicieron será que sus propios compañeros no vuelvan a votar por ellos o van a ser removidos si así lo decide la mayoría de sus representados acorde con sus estatutos”.

En ese sentido, expuso que "debemos lograr que la democracia llegue al mundo laboral y que los trabajadores puedan ejercer su voto de forma personal, libre, directa y secreta para elegir a sus dirigentes, aprobar sus contratos colectivos y rescatar la negociación colectiva como el instrumento más eficaz de concertación social y productiva".

Al presentar su programa de trabajo, Rafael Chong Flores dijo que el objetivo es que el Centro se constituya en una institución que sea referente internacional en materia laboral, buscando el equilibrio entre los patrones y los trabajadores. La propuesta es contar con una institución eficaz y sólida por el bien de todos los mexicanos, asentó.

Expuso que las prioridades es que esta institución genere certidumbre para apoyar a la competitividad, aporte elementos para mejorar la calidad de vida de la población mexicana y disminuya los juicios laborales.

En su participación, María Estela Ríos González dijo que la conformación del Centro, su estructura, integración y objetivos requiere trabajo en equipo, creatividad e innovación, así como austeridad; sin embargo, reconoció que el tema presupuestal es importante.

Detalló que necesita la implementación de un método de trabajo que abata las prácticas corruptas, por lo que de ser elegida, aplicará los mecanismos y procesos que detecten las malas prácticas en las organizaciones sindicales.

Agregó que la administración del organismo se sustentará en los principios y valores de garantía al respeto de los derechos laborales. Aseveró que cree firmemente que la conciliación, como medio alternativo de solución de conflictos, puede ofrecer condiciones de entendimiento y respeto a los legítimos intereses de las partes involucradas que contribuyan a construir acuerdos armónicos.

Para los senadores el nombramiento del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral  será de gran trascendencia, no sólo por los compromisos establecidos en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), sino por la reforma laboral aprobada por el Congreso, donde el Centro jugará un papel fundamental.

kg