La propuesta de Canadá sobre reglas de origen en el sector automotriz limitaría las importaciones automotrices de América del Norte originarias de terceros países, informó una fuente.

En la sexta ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), celebrada en enero en Montreal, Canadá, propuso modificaciones al respecto enfocadas en una nueva metodología, sin mencionar números sobre las tasas de contenido regional.

Al incorporar por primera vez la investigación y el desarrollo a las reglas de origen, se beneficiarían Estados Unidos y Canadá, por estar entre los líderes en ese campo a nivel mundial, al tiempo que a México pudiera no afectarle porque se trataría de un componente regional.

En general, la propuesta de Canadá consiste en hacer una revaluación de la regla de origen cambiando las metodologías de cálculo, de tal manera que se pueda ver el valor real del contenido regional que trae la industria automotriz en la región, sin tener que hacer muchos cambios frente a los requerimientos actuales.

Junto con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Industria Nacional de Autopartes (INA), la Secretaría de Economía está haciendo el análisis para precisar cómo le beneficia o perjudica la nueva propuesta en la mesa de negociaciones.

Aunque Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, criticó la iniciativa canadiense desde un principio, el gobierno de su país la analiza también para ser parte de las discusiones que se tendrán en la séptima ronda de negociaciones que comenzó este domingo y terminará el 5 de marzo en la Ciudad de México.

Estados Unidos pidió en la cuarta ronda de negociaciones que los automóviles importados por Estados Unidos desde México y Canadá tengan 50% de contenido estadounidense y 85% de contenido de los tres países, además de que se obligue al rastreo del origen de 100% de las piezas.

Las reglas de origen del TLCAN y otros tratados de libre comercio ayudan a garantizar que los beneficios del acuerdo comercial se otorguen únicamente a los bienes producidos por las partes signatarias y no a los bienes fabricados total o parcialmente en otros países. Si una importación en Estados Unidos no cumple con los requisitos de las normas de origen del TLCAN, ingresará al mercado estadounidense bajo otro programa de importación.

México y Canadá han rechazado tajantemente la propuesta estadounidense de establecer reglas de origen con contenido estadounidense, por lo que el gobierno canadiense presentó su contrapropuesta para romper el estancamiento en las negociaciones.

En el caso del TLCAN, la mayoría de los bienes que contienen materiales de países no miembros del TLC también pueden considerarse como norteamericanos si los materiales se transformaron suficientemente en la región de América del Norte para pasar con un cambio en la clasificación arancelaria (llamado “cambio de tarifa”). En muchos casos, los bienes deben tener un nivel mínimo de contenido de América del Norte, además de sufrir una modificación de tarifa.

La semana pasada, miembros de la AMIA sostuvieron una reunión con Martín Thornel, líder de reglas de origen de la delegación negociadora canadiense en el TLCAN, con la intención de que la industria mexicana tuviera más información sobre la propuesta canadiense en este renglón. “Nos ofrecieron más información sobre algunos temas como marco metodológico para determinar el costo de los autos, sobre el futuro de los automóviles eléctricos y autónomos, así como definiciones de conceptos sobre inversiones en la región”, dijo Eduardo Solís, presidente de la AMIA, sobre el encuentro.

“Recibimos esas ideas, las analizaremos, no quiere decir que las aceptemos o no”, dijo Solís, quien también en la semana pasada reiteró que México no tenía lista una propuesta de reglas de origen para discutir durante la séptima ronda de renegociación del TLCAN.

canadá iría por quitar panel

EU tendría victoria parcial en solución de disputas

Canadá propondrá eliminar el mecanismo de solución de disputas inversionista-Estado en la nueva versión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), postura que es aplaudida por Estados Unidos, que ha sido reacio a mantener ese dispositivo legal.

Lo anterior fue tratado en una reunión entre negociadores canadienses y estadounidenses la semana pasada, es decir, días antes de iniciar los trabajos de la séptima ronda de renegociación del TLCAN, de acuerdo con fuentes con conocimiento del encuentro a las que consultó el portal especializado insidetrade.com.

El planteamiento de Canadá, que hasta el momento en la negociación había dicho que su interés era mantener intactos todos los mecanismos de solución de disputas, es interpretado como un movimiento para mantener, a cambio, el Capítulo 19 del TLCAN que regula los mecanismos de cuotas antidumping y cuotas compensatorias.

Las fuentes consultadas por insidetrade.com revelaron que México, el país más interesado en mantener el dispositivo de disputas inversionista-Estado para proteger la inversión extranjera en el sector energético, no se opondrá a la propuesta canadiense con la apuesta de obtener otras concesiones en la negociación.

El debilitamiento de los mecanismos de resolución de disputas del TLCAN sería una victoria para Estados Unidos, que busca tener menos contrapesos al momento de imponer represalias comerciales a sus socios por las conductas que juzgue desleales. (Redacción)

rmorales@eleconomista.com.mx